Producto del deterioro edilicio y de la pequeñez del antiguo templo el intendente de San Fernando construye una nueva capilla la que se inaugura en abril de 2007 como reza una placa en el atrio.

De factura simple, mantenido el estilo de las dos torres campanario. El atrio está cubierto por un techo a dos aguas sostenido por dos sencillas columnas.

El interior es rectangular, una alfombra tejida por manos catamarqueñas conduce al altar. Al ingresar a la izquierda está representado el nacimiento de Jesús, Son tres figuras de un realismo conmovedor. Del otro lado vemos un cuadro de Nuestra Señora del Valle.

El altar mayor tiene detrás el camarín de la patrona: Nuestra Señora del Tránsito. La imagen tiene una historia especial. Se cuenta que por el año 1840 llegaron al pequeño valle de San Fernando unos nativos, trayendo en uno de los burros de carga una imagen de la Virgen del Tránsito. Pararon en San Fernando de camino al Este. Al querer iniciar la marcha, el burro que conducía la imagen se echó. Lo pusieron de pie, acomodaron la carga y cuando estaban listos todos, otra vez volvió a hacer lo mismo. En vano fueron palos y azotes para que se levantara y caminara. Decidieron entonces llevar a la Virgen en brazos. El jefe de la partida la acomodó en su poncho y cuando pretendieron alejarse, a la Virgen se le cayó el sombrerito. El jefe, con paciencia y cariño, lo levantó y se lo colocó, no caminaron diez metros y la Virgen perdió el manto. Los nativos se miraron y comprendieron que estas manifestaciones eran deseos de la Virgen de quedarse en San Fernando.

Así lo hicieron saber a los hombres más importantes del pueblo. Los dueños de la imagen la vendieron a cambio de doscientos burros. Así quedo Nuestra Señora del Tránsito a la que le pusieron el nombre de la Porfiadita por esa actitud. Las fiestas de la Virgen se celebran todos los años del 1º al 15 de agosto.

En el altar sobre mesas vemos las imágenes del Sagrado Corazón de Jesús y una réplica de NS del Tránsito, es una imagen de vestir del siglo XIX.

La pared del presbiterio está decorada por frescos siendo el de la derecha una verdadera obra maestra de arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.