paseo navarro antiguoSe Inauguró el 3 de febrero de 1859 con el nombre de La Alameda. Lo construyó el arquitecto Luis Caravati. Originariamente tenía en el centro un estanque o lago artificial con agua proveniente del río El Tala. Cumplía las funciones de recolección y almacenamiento del agua para riego de las huertas. También para consumo de la población. Tanto en esa época como en la actualidad es el lugar de encuentro y recreación de los vecinos. El espejo de agua permaneció allí hasta 1962. El quiosco ubicado en el centro del lago, fue construido por el arquitecto Adonai Spreafico, donde la banda de música municipal interpretaba diferentes obras. También se podían realizar paseos en bote.

También fue el lugar adecuado para la venta de productos de los pobladores, según relatos de la historiadora Elsa Beatriz Ahumada de del Pino, se concentraba la población para aprovisionarse.

Coronación de la Virgen

En diciembre de 1887 fueron convocados los principales vecinos de la ciudad de Catamarca por el entonces Vicario Segura, con dos finalidades: programar los actos para renovar en 1888 el juramento del Pueblo que eligió a la Virgen del Valle como su Patrona y la gestión, ante la Santa Sede, para pedir la coronación de la prodigiosa imagen.

Una comisión gestionó, por intermedio del franciscano Bernardino Orellana, una súplica firmada por el entonces Vicario Capitular de Salta, Monseñor Pablo Padilla y Bárcena.

alamedaUn mes más tarde de haber iniciado el trámite, Fray Orellana recibió el Decreto del Papa San León XIII autorizando la coronación.

El acto se realizó el 12 de abril de 1891, en el Paseo General Navarro.

Las crónicas de la época relatan que la fiesta fue imponente, y participó una multitud jamás reunida en la ciudad. Se cuenta que había tanta gente, que miles de personas habían completado la peregrinación de más de dos kilómetros, cuando otros miles de fieles todavía no habían partido.

Llevaba la corona de oro el Provincial de los Franciscanos, Fray Rosa Quiroga, y lo acompañaba todo el clero local.

La aparición de la Virgen hizo llorar de emoción a la multitud, y cuando la Imagen Morena recibió su corona, estallaron ovaciones entre bombas, cohetes, marchas militares y cantos eufóricos. Catamarca saludaba a su nueva Soberana. Su eterna Reina y Madre.

Al celebrarse los 100 años de tan importante acontecimiento, surgió la idea en la comisión de festejos del Centenario de la Coronación, de realizar una réplica de la corona. La desarrolló el arquitecto Pedro Omar Molas y la obra íntegra un obsequio del herrero Rolando "Cota” Maza, la corona gigante, copia de la original, que hoy se exhibe en el Paseo Navarro.

La obra que fue pensada para ornamentar una celebración de dos horas se convirtió en uno de los íconos de la ciudad, que hoy se exhibe en el lugar exacto donde fue la coronación de la Sagrada Imagen, mirando hacia la Gruta de Choya, lugar del hallazgo.
Producción: Los Cabrera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.