En el paraje de La Aguada, a 8 km de la localidad de Londres se encuentra esta capilla. La mantiene una comisión integrada por vecinos. El templo se inauguró en 1953, durante las festividades de Cristo Rey.

Se encuentra en la parte más elevada de un amplio predio. Está a más de 50 metros de la línea de veredas.
El templo es pequeño y sencillo. Da la sensación por alguno de sus materiales, como las puertas, por ejemplo, que fue realizado con elementos más antiguos que su fecha de erección. Una cruz pintada de rojo sobre el pórtico resalta sobre el frente blanco.

A los costados de presbiterio nueve escalones transportan al visitante hasta donde se encuentra una bella imagen del Cristo Pobre. A su derecha se observa una antigua imagen de Nuestra Señora del Rosario.

La advocación de Cristo Pobre surge en Lima, Perú en el siglo XVII. Cuenta la historia que, en el convento de San Agustín, Fray José de Figueroa encuentra cerca del claustro a un hombre tirado en la basura quejándose. Se acerca a él y lo carga para llevarlo al monasterio y así curarlo. Después de ponerlo en su cama comienza a limpiarle los pies. Al hacerlo descubre en cada uno una llaga roja y resplandeciente. Lleno de admiración lo toma de la mano y las encuentra allí también. Al mirarlo a la cara reconoce a Cristo que le dice “Tu eres mi refugio en mi gran tribulación, tal es lo que padecen los pobres incurables, que son los más vivos representantes de mis dolores en este mundo”. Dicho esto, el cuerpo se desvaneció. Recordando su semblante mando construir una figura que hoy está en la Capilla de Cristo Pobre en Lima.
Lo extraño, en este caso, es que aquí no se encuentra la imagen venerada en Perú, que es un Cristo sentado con una espina en la frente. En esta capilla, en el altar, observamos al Cristo Crucificado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.