Este es el templo donde se encuentra el Santo Patrono de la ciudad de Londres  San Juan Bautista. Se ubica sobre la calle homónima, frente a la plaza principal de la ciudad. Se declaró Monumento Histórico Municipal en 2001.

Un acta del templo, de 1736, indica que Margarita de Guzmán dice en su testamento que ella fue la fundadora de la Iglesia “intitulada” San Juan Bautista de la Rivera de Londres, de ella desciende la familia García y Rivas de Lara.

Su construcció es de fines del siglo XIX. El techo actual es el tercero, los anteriores se cambiarion por el deterioro que presentaban.

El frente del edificio conserva su diseño original. De estilo neoclásico, con una torre campanario a la derecha. La misma posee una terminacion con arcos de medio punto a modo de ventanas. Del otro lado solo una pequeña torreta coronada con una cruz latina. El interior es de una sola planta.

Del lado izquierdo a pocos metros del acceso vemos dentro de una estructura de vidrio una bella imagen de Nuestra Señora de Fátima con los tres pastorcitos a sus pies. Una placa de marmol indica que la misma fue coronada en 2017, año del centenario de su aparición en Portugal.

Sobre peanas, en las paredes laterales, observamos las imágenes de San José y San Pedro. Llama la atención el bautisterio. Se encuentra cercano al altar mayor. Allí un colorido sobre relieve indica el momento en que Jesus recibe el bautismo en el rio Jordan bajo la presencia del Espíritu Santo, representado por una paloma. Cerrando el cuadro un querubín sostiene la pila. Frente a él se encuentra la capilla del Santísimo Sacramento.

La sacristía se halla detrás del presbiterio, se accede por dos abertura a sus costados. Este presenta un retablo construido en material sobre la pared. Posee tres hornacinas la central con la imagen del Santo patrono, sobre el que se encuenra el monograma de los jesuitas “JHS”. San Juan Bautista está representado con un báculo en cruz y a sus pies una oveja.

En la Fiesta de San Juan, el patrono, es honrado todo el día. Comienza con las hogueras que iluminan todo el pueblo a las 0:00 del día 24. El pueblo dice que es el momento para “quemar los pecados”. Los feligreses pasan frente a la fogata y va tirando papelitos en los que ha escrito su pecado más arraigado, por ejemplo la gula, la envidia, la pereza, la lujuria. El espectáculo es muy divertido, una vecina nos comentó: “ay vea, yo todos los años quemo la envidia, pero no hay caso vuelve; pueda ser que el señor San Juan consiga que Dios me lo perdone”.

Después viene la reunión familiar donde se brinda  por los juanes y juanas.  Esa noche, se duerme poco, o no se duerme porque a las 10 de la mañana hay que ir a la “Misa Mayor”. Olorosa de incienso y animada por un conjunto musical.  Luego sigue el desfile, donde tanto los niños y jóvenes, lucen orgullosos los inigualables ponchos londrinos. También se preparan carrozas alegóricas y ferias de las producciones agrícolas y artesanales.  Las comidas típicas: mote, gigote, empanadas, quesos, pan casero y tortillas, alternan con los vinos pateros de Tinogasta y Pomán. También con el ponche y el “Jacaranda”, preparados por las habilidosas manos de las mujeres del pueblo. Ellas también traen a la Feria nueces confitadas, tortas de turrón, rosquetes y muchas otras confituras de exquisita factura, junto a las maravillosas telas (ponchos, ruanas, mantas, chalinas, puyos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.