Se accede por un camino detrás del templo. Tiene un sendero de piedras con las distintas etapas del Vía Crucis. El camino es de dificultad media. En la cima se obtiene una vista panorámica del pueblo. Los bosques, el río, y las casas de adobe apenas se distinguen entre los árboles. Los cerros del Valle de Yokavil, y los de Tucumán y Salta más lejos, siempre imponentes y silenciosos, rodean esta desolación.

La celebración de la cruz

Hasta finales del siglo pasado se hacia la celebración de la cruz. Es una celebración de muchos años. Y está asociada con la Cruz del Sur. El día tres de mayo esa constelación tiene la forma de perfecta de cruz cuadrada. Ese día se inicia, para la cultura de los pueblos originarios, un nuevo ciclo de siembre, la renovación de la vida. Aunque parezca extraño este ritual milenario en estas tierras tuvo su correlato con la llegada del europeo. Ya que ese mismo día es la festividad de la Santa Cruz. La festividad suele por ser esta fecha la del hallazgo por santa Elena en el 326 de la "verdadera cruz" (Vera Cruz) donde Cristo fue crucificado.

El 3 de mayo se subía al Cerro El Calvario y se bajaba la cruz que se había puesto en septiembre, en el inicio de la primavera. Ese ritual hacía que las cosechas se protegieran.

Los vecinos relatan que un tal Vicente Yapura tocaba un bombo para avisar a los vecinos que era momento de subir al cerro a bajar la cruz.

Material generado por: Los Cabrera Comunicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.