Sobre la ruta 40 luego de recorrer unos pocos metros después del desvío a Pozo de Piedra (Km4106,600) un diminuto cartel a la izquierda, indica el acceso al Santuario Santa María de la Cabeza.

Se accede por un camino rural en muy buen estado. El templo es pequeño pero el predio amplio. Un gran tinglado da pruebas claras de que en el lugar se congrega gran cantidad de peregrinos los 11 de septiembre, día de su festividad.

En Europa su fiesta se celebra el 9 de septiembre, imaginamos que producto de una confusión aquí se la festeja 2 días después. La imagen que se venera tiene en sus manos una jarra y un cucharón, signos de sus tareas hogareñas y del servicio a los más pobres. Al igual que su esposo, San Isidro Labrador, mira al cielo en actitud orante.

La veneración de esta imagen en la Ciénaga de Abajo se remonta a finales del siglo XX cuando una persona que arriaba ganado en la zona encuentra la cabeza de una virgen en el lugar donde hoy se levanta el santuario. Los vecinos tomaron ese hecho con una señal de Santa María de la Cabeza de querer estar cerca del templo de su esposo. En el siguiente pueblo, la Ciénaga de Arriba, se encuentra la capilla de San Isidro Labrador, patrono de la localidad. Entonces le dieron forma al cuerpo y construyeron el templo que se inauguró en septiembre de 1986. El templo es sencillo su interior pintado de celeste el techo hecho con vigas de árboles de la zona. El altar tiene dos hornacinas y en una de ellas está la pequeña imagen. Quienes cuidan el lugar dicen que es hacedora de muchos milagros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.