Este es el templo donde se encuentra el Santo Patrono de la ciudad de Londres  San Juan Bautista. Se ubica sobre la calle homónima, frente a la plaza principal de la ciudad. Se declaró Monumento Histórico Municipal en 2001.

Un acta del templo, de 1736, indica que Margarita de Guzmán dice en su testamento que ella fue la fundadora de la Iglesia “intitulada” San Juan Bautista de la Rivera de Londres, de ella desciende la familia García y Rivas de Lara.

Su construcció es de fines del siglo XIX. El techo actual es el tercero, los anteriores se cambiarion por el deterioro que presentaban.

El frente del edificio conserva su diseño original. De estilo neoclásico, con una torre campanario a la derecha. La misma posee una terminacion con arcos de medio punto a modo de ventanas. Del otro lado solo una pequeña torreta coronada con una cruz latina. El interior es de una sola planta.

Del lado izquierdo a pocos metros del acceso vemos dentro de una estructura de vidrio una bella imagen de Nuestra Señora de Fátima con los tres pastorcitos a sus pies. Una placa de marmol indica que la misma fue coronada en 2017, año del centenario de su aparición en Portugal.

Sobre peanas, en las paredes laterales, observamos las imágenes de San José y San Pedro. Llama la atención el bautisterio. Se encuentra cercano al altar mayor. Allí un colorido sobre relieve indica el momento en que Jesus recibe el bautismo en el rio Jordan bajo la presencia del Espíritu Santo, representado por una paloma. Cerrando el cuadro un querubín sostiene la pila. Frente a él se encuentra la capilla del Santísimo Sacramento.

La sacristía se halla detrás del presbiterio, se accede por dos abertura a sus costados. Este presenta un retablo construido en material sobre la pared. Posee tres hornacinas la central con la imagen del Santo patrono, sobre el que se encuenra el monograma de los jesuitas “JHS”. San Juan Bautista está representado con un báculo en cruz y a sus pies una oveja.

En la Fiesta de San Juan, el patrono, es honrado todo el día. Comienza con las hogueras que iluminan todo el pueblo a las 0:00 del día 24. El pueblo dice que es el momento para “quemar los pecados”. Los feligreses pasan frente a la fogata y va tirando papelitos en los que ha escrito su pecado más arraigado, por ejemplo la gula, la envidia, la pereza, la lujuria. El espectáculo es muy divertido, una vecina nos comentó: “ay vea, yo todos los años quemo la envidia, pero no hay caso vuelve; pueda ser que el señor San Juan consiga que Dios me lo perdone”.

Después viene la reunión familiar donde se brinda  por los juanes y juanas.  Esa noche, se duerme poco, o no se duerme porque a las 10 de la mañana hay que ir a la “Misa Mayor”. Olorosa de incienso y animada por un conjunto musical.  Luego sigue el desfile, donde tanto los niños y jóvenes, lucen orgullosos los inigualables ponchos londrinos. También se preparan carrozas alegóricas y ferias de las producciones agrícolas y artesanales.  Las comidas típicas: mote, gigote, empanadas, quesos, pan casero y tortillas, alternan con los vinos pateros de Tinogasta y Pomán. También con el ponche y el “Jacaranda”, preparados por las habilidosas manos de las mujeres del pueblo. Ellas también traen a la Feria nueces confitadas, tortas de turrón, rosquetes y muchas otras confituras de exquisita factura, junto a las maravillosas telas (ponchos, ruanas, mantas, chalinas, puyos).

Es la iglesia más antigua de la localidad de Londres Oeste. Se ubica frente a la plaza Hipólito Irigoyen o de arriba como le dicen los londrinos.
Al fundarse la primera Londres, se crea un curato. En 1612 se funda un convento franciscano. Dieciocho años después los jesuitas ya estaban asentados totalmente en la ciudad.

Historiadores dan con certeza el año 1657 como primer asentamiento del templo. También dicen que era de adobe y paja. Luego por el deterioro de sus materiales se demolió y se construyó el templo actual en 1825, al que se lo puso bajo la advocación de la Inmaculada Concepción. El frontis, neoclásico, presenta dos torres campanario, aunque solo la de la izquierda tiene campanas. Desde el exterior da la sensación de poseer grandes dimensiones. Sin embargo, es de una sola planta estrecha. Las torres ocultan sendas galerías abiertas, donde el techo descansa sobre columnas con arcos de medio punto.

En su interior el techo conserva las maderas originales. La pared del presbiterio posee tres hornacinas vidriadas. Con cuatro falsas columnas romanas. En la parte superior un cristo crucificado.

La imagen de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción es de vestir. Presenta un manto celeste, el pelo es largo y enrulado. Tiene una particularidad, sus muñecas están atadas con una cinta blanca, tal vez para sostenerlas en posición de rezo.
Sobre las paredes laterales dentro de hornacinas hay diferentes imágenes

Se accede por un camino detrás del templo. Tiene un sendero de piedras con las distintas etapas del Vía Crucis. El camino es de dificultad media. En la cima se obtiene una vista panorámica del pueblo. Los bosques, el río, y las casas de adobe apenas se distinguen entre los árboles. Los cerros del Valle de Yokavil, y los de Tucumán y Salta más lejos, siempre imponentes y silenciosos, rodean esta desolación.

La celebración de la cruz

Hasta finales del siglo pasado se hacia la celebración de la cruz. Es una celebración de muchos años. Y está asociada con la Cruz del Sur. El día tres de mayo esa constelación tiene la forma de perfecta de cruz cuadrada. Ese día se inicia, para la cultura de los pueblos originarios, un nuevo ciclo de siembre, la renovación de la vida. Aunque parezca extraño este ritual milenario en estas tierras tuvo su correlato con la llegada del europeo. Ya que ese mismo día es la festividad de la Santa Cruz. La festividad suele por ser esta fecha la del hallazgo por santa Elena en el 326 de la "verdadera cruz" (Vera Cruz) donde Cristo fue crucificado.

El 3 de mayo se subía al Cerro El Calvario y se bajaba la cruz que se había puesto en septiembre, en el inicio de la primavera. Ese ritual hacía que las cosechas se protegieran.

Los vecinos relatan que un tal Vicente Yapura tocaba un bombo para avisar a los vecinos que era momento de subir al cerro a bajar la cruz.

Fuerte Quemado se encuentra ubicado en el Departamento Santa María, sobre la margen izquierda del río homónimo, cerca del límite con Tucumán, punto importante de la dominación incaica en el Noroeste Argentino, específicamente en el Valle de Yokavil. Fue declarado sitio histórico provincial en 2006.

El tipo de arquitectura denota una larga presencia humana en el sitio, permite apreciar la impronta de las culturas Santa María y Belén y la posterior influencia Inca.

En tiempos de paz ocupaban terrenos en el valle, dedicándose a la horticultura y el pastoreo, la mayoría de las construcciones pertenecen a la cultura Santa María, con la particularidad que se podía transitar por arriba, las utilizaban para desplazarse como callejuelas.
Desarrollaron múltiples obras de infraestructura: canales de riego, cuadros de cultivo, corrales para llamas, depósitos para el acopio de granos, morteros dentro de estructuras circulares y un recinto con escorias de metales que habría sido un taller metalúrgico.
En momento de conflictos se refugiaban en sus reductos emplazados en lo alto de cerros de difícil acceso (ver plano). Allí disponían de viviendas y corrales. El problema era sin duda el agua que debían acarrear desde el río. Al pie de ellos realizaban los sepulcros.
En 1618 los jesuitas, como dijimos, instalaron en el lugar la misión Santa María de los Ángeles de Yokavil, destruida en la Tercera Guerra Calchaquí de 1658-1667.

La Ventanita

En lo alto del cerro se encuentra el símbolo y la postal más conocida de estas ruinas es la llamada Ventanita o Intiwatana ("lugar donde se amarra el sol"), un portal de pircas desde donde se puede observar todo el valle de Yokavil, la población de Fuerte Quemado y sus cultivos, el río Santa María y el resto de la zona montañosa.
Primer lugar por donde pasa el sol cuando despunta el 21 de junio, durante el solsticio de invierno, un día sagrado para las comunidades locales, que suben hasta aquí para recibir al sol durante el Inti Raymi ("La fiesta del Sol").

Se encuentra en una lomada sobre la ruta 40. Su construcción comenzó en 1998 y se bendijo en mayo de2001. Una placa recuerda a Miguel Angel Martínez, que fue el propietario del terreno donde se haya el oratorio.

Nuestra Señora de Fátima es la patrona de Las Mojarras. La estructura que contiene la urna vidriada con la imagen de la Virgen está cargada de simbología

Las escaleras para acceder al lugar son tres, representando al Padre, Hijo y Espíritu Santo. Los faroles que alumbran el lugar son doce, en alusión a los apóstoles. Detrás, a modo de contención, hay 5 paredes, son los 5 misterios del Rosario. La cruz está sostenida por cuatro columnas, referenciando a los 4 evangelistas.

La Virgen Perdida, es una devoción popular no abalada por la iglesia católica. Se ubica en una pintoresca quebrada, sobre un cerro, a unos 5 kilómetros de la Ciudad de Santa María. Se accede, desde la Ruta 40, por un camino en mal estado. Es ideal para llegar caminando, son 30 minutos de caminata o bien en bicicleta.

Los lugareños adoran a la Virgen, desde hace varias décadas. Pero no solamente religiosos o devotos se llegan al lugar, también lo hacen turistas quienes frecuentan constantemente el paisaje único donde está emplazada.

Una descendiente de Domingo Saracho, Mailin Condorí, relata que su abuelo estaba caminando por esas serranías y de pronto se le apareció una señora vestida de blanco que irradiaba una luz enceguecedora. La reconoció como la Virgen María, se arrodillo ante ella y le pidió que intercediera para resolver un grave problema familiar. Al concedérsele el deseo él, en agradecimiento, le construyo el oratorio donde dicen fue la primera visión de la Virgen en el lugar en el siglo XVIII. En esa oportunidad fue Pedro Ríos el protagonista de la historia. Él relató que se le apareció debajo de un árbol típico de la zona llamado Brea.
DSCN8429
Desde ese momento fueron cientos las visiones y la misma cantidad de gracias concedidas. Ingresar al recinto implica conocer el poder de la Virgen. Se la denomina Virgen Perdida porque aparece en varios lugares no en uno solo, como si estuviera buscando su lugar.

Producción: Los Cabrera

La antigua capilla era una construcción pequeña con un campanario y una sola campana donde se leía la fecha de su fundición en 1885. Esta se dañó y la comisión decidió refundirla para que sonara bien. El templo lo construyó Matilde de Camposano el 21 septiembre de 1886, en un terreno propio. Se cuenta que con ella misma la levantó.
La segunda edificación se realizó a la par de la primera, en 1965. Para ello se derribó el campanario. Fue inaugurada el 4 de agosto de ese año por el padre Baudilio Vázquez, nombrados mayordomos las familias Villagra y Palacios. Treinta y dos familias colaboraron para su construcción. Los ladrillos los aportaron de El Puesto y los tabiques Pepe Toranzos.

La fiesta de Santo Domingo era conocida como la fiesta de los turrones porque se vendía, a beneficio de la capilla, ese alimento en cualquier tamaño. En el centro de la plaza se colocaba una pirámide de turones era la atracción principal.

lampasito santo domingo de guzman (1)

La primera imagen de Santo Domingo fue un cuadro peregrino que solía llegar el 4 de agosto a Lampacito, rumbo a San José. Era una lámina pegada a una lata. Venía de Tolombón en procesión y se detenía esa fecha en el lugar. No hay una fecha exacta en la que el cuadro se quedó en el paraje convirtiéndose en su patrono. De esa imagen no hay rastros solo se conoce por la trasmisión oral de los vecinos. La imagen procesional que se utiliza en la actualidad la realizó la “santera” Matilde Caposano. La imagen de bulto del altar mayor es de este siglo. La capilla dedicada al Santo se observa otro fresco donde está el fundador de la Orden Dominica recibiendo la primera manifestación del Rosario.

El templo es de estilo neoclásico de tres naves separadas por columnas. En la pared del ábside llama la atención un hermoso fresco donde se vemos a la Virgen María rodeada de ángeles blancos y morenos. El mismo, al igual que los del crucero, fueron realizadas por el artista plástico chubutense Marcos Aroca. Las obras, a principios de este siglo, fueron restauradas por la artista local Ivana Villagra.

Santera del pueblo, Matilde Camposano:

La vida de Matilde de Camposano transcurrió entre la segunda mitad del siglo XIX y primera del XX. Se dice que era una señora caritativa que vivía con su hija Bartola. En la memoria de las personas se la recuerda como la señora que hacía “santitos horneados”.

Entre las imágenes realizadas por Matilde, que aún se conservan, podemos nombrar a Santo Domingo, Nuestra Señora del Rosario, Nuestra Señora de los Valles, Santa Rosa, Nuestra señora del Valle, Señor de Piedades, San Francisco de Asís y una dolorosa.

Sus imágenes pertenecen al arte religioso popular. Imágenes de tipo candelero, de yeso y vendas de tela. Son características las manos ya que sus dedos fueron realizados uno por uno. Todas poseen pelucas de cabellos naturales que son esmeradamente peinadas. Se decía que Matilde colocaba a los santitos para terminarlos en su horno a leña.

La “Santera” realizaba las imágenes para capillas y también para las familias que lo solicitaban. Los testimonios afirman que Matilde tenía un lugar en el fondo de su casa, que era como una especie de “cementerio de santitos”. Allí colocaba los que no les salían bien. Ella a todas sus obras los trataba y les hablaba como a personas. Sus imágenes pueden encontrarse en las capillas de Lampacito y Fuerte Quemado.

Producción: Los Cabrera

El día 14 de febrero del año 1790, por mandato del primer Cura Párroco, don Victorio Fernández López, se reunieron los vecinos de este Beneficio de Santa María, después de haber celebrado la Misa del Espíritu Santo, pidiéndole la gracia para elegir con acierto sus patrones para la recién creada parroquia. Por voluntad popular, expresada por todos los asistentes, se eligió por Patrona y Abogada a María Santísima, con el título de la Candelaria, a quien juraron todos los asistentes perpetua fidelidad y darle culto y veneración el día 2 de febrero. Promesa que se sigue cumpliendo en la actualidad.
santa maria nuestra señora de la candelaria (13)
El templo original era de adobe. En el año 1883 se lo amplió con dos naves laterales y dos torres. Dicha Iglesia perduró a través de muchos años, hasta que sus paredes fueron cediendo y sus techos se fueron abriendo y amenazando ruina.

Por el lamentable deterioro de la primera Iglesia y por la gran extensión de la población, hubo que construir un nuevo y moderno Templo Parroquial. La piedra fundamental, tal como se conserva en la fachada del nuevo Templo, fue bendecida por Mons. Diego Gutiérrez Pedraza, el 14 de Julio de 1988, con motivo de la histórica Visita de la Imagen de la Virgen del Valle de Catamarca a la Ciudad. Si bien es cierto que las obras del nuevo templo se habían iniciado unos meses antes.
santa maria nuestra señora de la candelaria (4)

El templo actual está cargado de simbología. La torre campanario tiene treinta y tres metros de altura, recordando la edad de Jesús de Nazaret. Los doce arcos diseñados en la torre representan a los doce Apóstoles. Siete cuerpos diferentes en la torre, desde el piso hasta la cruz, nos recuerdan los Siete Sacramentos.

Hay cinco escalones para llegar al atrio y otros tantos para subir al altar simbolizan los Diez mandamientos de la ley de Dios. El retablo Mayor representa Los Misterios gozosos. En el centro el Ministerio de la Purificación o Virgen de la Candelaria. A los costados la resurrección y la venida del Espíritu Santo.
santa maria nuestra señora de la candelaria (20)

El pórtico de acceso es de bronce, de dos hojas, con vitrales laterales y superiores. En el centro, el cordero símbolo de la eucaristía. A la derecha, San Agustín y a la izquierda, Santa Mónica con San Agustín niño. En el ángulo superior derecho, letra griega alfa, y en el izquierdo, la omega (principio y fin). En la parte superior central, un corazón, una flecha, una llama y un libro son elementos que representan a la Orden de San Agustín. Cristo, principio y fin de la revelación divina, es la puerta que nos abre a la presencia de dios. Los símbolos agustinianos se deben a la presencia de los sacerdotes agustinos en la parroquia.

Los ventanales son falsos vitrales porque es vidrio pintado como tal. Son catorce y representan las estaciones del Vía Crucis. Las arcadas laterales son de cinco cuerpos lo que simbolizan los cinco Preceptos de la Iglesia.
El artesonado de su techo tiene la forma de una barca invertida, símbolo de la barca de san Pedro y su Iglesia. Los discos de mármol con la cruz significan Templo consagrado a Dios.

El cuadro de Nuestra Señora de los Ángeles de Yokavil fue entronizada en esta parroquia en 2018 como conmemoración a los 400 años de evangelización jesuítica en los valles calchaquíes. Es de la escuela cuzqueña. Se muestra a la Virgen María en su Asunción a los cielos. Recordemos que María no muere, se eleva a los cielos ayudada por los ángeles. Y allí están los ángeles, en la pintura, coronándola como Reina. En su brazo izquierdo sostiene a su hijo, en señal de intima comunión con Dios. Y con su otra mano nos bendice. Su vestido de color marfil está adornado con muchas perlas marinas. Sus puños tienen puntillas y encajes. La capa es de azul intenso con rosas bordadas. A sus pies la media luna, como en la mayoría de las representaciones marianas, marca la relación de la luna y la mujer como madre de todo lo creado. En el pedestal se observa el escudo de Santa María y el de la Orden Jesuítica de la Compañía de Jesús.

En el mes de febrero tiene lugar la fiesta en honor de Nuestra Señora de la Candelaria, patrona de la ciudad de Santa María.

Producción: Los Cabrera

Está ubicada sobre la ruta 40, esta capilla se inauguró en 1940. Su construcción es de adobe en ella se venera a Nuestra Señora del Valle con vestimenta y corona de plata. En 2018 una ordenanza del Consejo Deliberante la declaró Patrimonio Histórico de la Ciudad de Belén

A lo largo de los años se realizaron diversas refacciones como el arreglo de frente y la espadaña que posee dos campanas. También, revoque de los pilares y el arco de acceso en el frente de la capilla. El piso del atrio y la pintura tanto interior como exterior. Sus festividades se realizan desde el 29 de noviembre al 7 de diciembre.

La planta es rectangular. El altar presenta una imagen de Nuestra Señora del Valle dentro de una urna vidriada. Está coronada y su manto está bordado con hilos dorados. Por detrás de ella se encuentra un retablo de estilo neogótico al que sea accede por unas escalinatas laterales. En el nicho central hay una pequeña imagen de Nuestra Señora de Belén y a su lado una más pequeña aún de Nuestra Señora del Rosario. A la derecha protegido por un vidrio vemos a San Roque. Del otro lado Santo Domingo de Guzmán.

En 1945 se inició la veneración de la imagen de la Virgen de Andacollo en el barrio Santa Rosa. Se hacía en el domicilio de familia Aybar.
Un vecino imploro a la Virgen por un favor, para ello prometió levantar una capilla en su honor si se veía cumplido su deseo. En 1974 entonces se comienza la construcción del templo. La situación económica producto del llamado Rodrigazo hizo que el promesante se quedara sin fondos para terminarla.

La construcción, en ese momento llegaba hasta la altura del techo. Estuvo así parada mucho tiempo hasta que en la década de 1980 se conformó una comisión protemplo. A través de rifas y festivales se pudo juntar el dinero suficiente para concluirla. En la capilla se realizan dos festividades la de la patrona y la de Santa Rosa de Lima.

12345...