Antiguamente existía en ese lugar un oratorio bajo la advocación de San Jose. El paso del tiempo hizo que se destruyera. La imagen de Santo se guardo en la casa de una familia. Mas tarde, en 1925, otro vecino bisnieto del que había sido gobernador de Catamarca y La Rioja, Marcos Antonio Figueroa, mando a construir el templo actual.

Los 19 de marzo de cada año se realiza la fiesta del santo patrono. Llegan al lugar cientos de personas de toda la región.

Posee un atrio con 4 columnas octogonales que sostiene una estructura de material. Sobre el vértice del frontis una espadaña sostiene la única campana que data también de principios del siglo XX.

En su interior las imágenes de San José y Santa Teresita son verdaderas joyas de modelado
Producción: Los Cabrera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.