El cerro de Nuestra Señora de Belén es un lugar de peregrinación muy próximo a la ciudad, en cuya cima se levanta la blanca estatua de la Virgen; su imagen destaca en la noche como flotando en el cielo.

Desde el cerro hay bellísimas vistas de la villa, el verde oasis y el río El camino atraviesa un sendero empinado, largo y muy agreste, que en verano conviene hacer muy temprano o al anochecer.

En lo más alto del cerro, una virgen con un niño en sus brazos custodia los días y noches de las treinta mil almas que habitan Belén, la pequeña ciudad con aires pueblerinos del oeste catamarqueño, conocida y autoproclamada como la cuna del poncho.

La obra es de 15 metros de altura sobre el Cerro El Tiro, a 1500 metros sobre el nivel del mar, realizada in situ durante tres años de trabajo epopéyico. Todos el pueblo colaboró en su construcción. Quien pudo con materiales. Otros llevando agua y comida a los que lo estaban realiazando. Otros cargando los materiales cerro arriba.

Se realizó bajo la supervisión del escultor marplatense Heidelberg Ferrino en 1979, e inaugurada tres años después un 20 de diciembre, día en el que se celebraba el 301º Aniversario de la Fundación de la Ciudad.

Producción: Los Cabrera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.