El edificio histórico cuenta con 650 m2 de superficie y se encuentra lleno de simbolismos. Uno de los más destacados, se encuentra en la entrada del lugar. “Plegaria” es la escultura de Bruno Ceballos Porta que simboliza el Espíritu Santo. Se trata de un espiral ascendente de 7 metros de largo y está compuesta por acero inoxidable.

La obra está recubierta por 30 mil “ex votos” de fieles y en el centro posee una significativa luminaria de 4 mil watts de potencia que lanza un haz de luz que se puede observar desde cualquier parte de la ciudad. Con dicha particularidad, Ceballos Porta quiso reflejar la “Luz de la Virgen María”, que protege a su pueblo.

En el nuevo espacio se exhiben la historia, los misterios y la misión de la Virgen del Valle a partir de los contenidos que por muchísimos años se fueron conformando como el patrimonio de la Virgen y de la Iglesia alrededor de ella.

Los contenidos están conformados por joyas, mantos, mobiliario, piezas artísticas y valiosos documentos y bibliografía de carácter histórico que fueron delineados la museología y la museografía a presentar.

El espacio museístico viene a dar cumplimiento a una recomendación del Papa Juan Pablo II. En diversos documentos, el Santo Padre había insistido en la necesidad y urgencia de realizar el inventario y catalogación del patrimonio histórico de la iglesia, como herramienta para difundir y explicar el mensaje cristiano.

Museo de la Virgen del Valle_Carolina Cabrera_18 Museo de la Virgen del Valle_Carolina Cabrera_01 Museo de la Virgen del Valle_Carolina Cabrera_12 Museo de la Virgen del Valle_Carolina Cabrera_11