Antiguas Minas de Oro de Incahuasi:

Al borde del salar del Hombre Muerto se encuentran restos de un antiguo complejo minero, las Minas de Oro Incahuasi que fueron explotadas por los Jesuitas, aunque su antigüedad se remonta al Periodo Incaico. Estas ruinas están compuestas por un complejo presumiblemente habitacional; grandes socavones que conformarían las galerías, hornos de fundición, una Iglesia y las vías de acceso, entre las obras más destacadas.
Es el lugar apropiado para realizar una interesante recorrida visitando viejos socavones y ruinas de faraónicas construcciones. Fueron Declarada Monumento Histórico Nacional mediante Decreto PEN Nº 16.982.

Ruinas Jesuíticas:

Sorprendentemente están ubicadas sobre un cerro con oro. Arriba de las galerías se encuentran la iglesia y varias casas, que se usaron en la época Colonial para extraer oro.
Las ruinas se han perpetuado en la tradición minera de la región y a mediados del siglo pasado han sido reactivadas en el sector norte donde se encuentra instalado un Complejo Edilicio, de fondo al Salar del Hombre Muerto.
Otras antiguas explotaciones de oro ubicadas en la región, son las Minas de San Antonio, posiblemente posterior a Incahuasi y que corresponden a estructuras más modernas, y los Socavones incaicos de “El Peinao”, entre otros.