El mayor Oasis en la Puna, El Salar de Antofalla es el más largo del mundo, su ancho nunca supera los 12 kilómetros. El extremo sudeste del Salar de Antofalla es un lugar hiperárido con extraordinarias formaciones salinas terciarias que puede alcanzarse desde Antofagasta de la Sierra o bien desde territorio salteño siguiendo al Sur del salar de Arizaro.
Es uno de los lugares más inhóspitos e inaccesibles de la Puna Argentina. Sin agua, ni vegetación y sólo formas caprichosas trabajadas por la erosión durante milenios es lo único que se encuentra en decenas de kilómetros a la redonda.
El salar encarrado entre las Sierras de Antofalla y de Calalaste, esta última tiene una infinidad de colores única, tiene una altitud media de 4210 metros siendo la máxima 6227 y la mínima 3270.

Dentro de este hay una formación de lagunas denominadas "Ojos de Campo" entre ellas hay una que contiene aguas en color rojizo. También hay una zona de aguas termales entre ellas las termas de Botijuelas a la que nos vamos a referir más adelante.