El nombre Hualfín proviene del quechua “Gualfin” o simplemente “Malfin”, en el idioma madre, denominación del pueblo originario del lugar. Una de las acepciones del nombre “Hualfin” es la de “Pueblo rodeado de Fortificaciones”, haciendo referencia a la presencia de importantes yacimientos arqueológicos de gran relevancia cultural y arqueológica como el “Pucara de Hualfin”, “Lomas de Maray” y “Hualfín Inca”.

Es la puerta de acceso a los emprendimientos mineros de Farallón Negro y Bajo La Alumbrera que explotan cobre, oro, plata y otros minerales. Recorrer Hualfin es transitar por un largo segmento de nuestra historia.

Atractivos Turísticos:

CAPILLA NUESTRA SRA. DEL ROSARIO: La fé encuentra su altar en la Capilla de Nuestra Sra. Del Rosario (MHN 1.967), una maravillosa joya arquitectónica de adobe y algarrobo en el centro de la ciudad. La Capilla puesta bajo la advocación de Nuestra Señora del Rosario, se encuentra en la entrada del pueblo de Hualfín, frente a la plaza principal. Data de 1.770 y es una joya de la arquitectura popular, una de las más bellas iglesias coloniales catamarqueñas y está ubicada en el antiguo camino del inca. De adobe y madera de algarrobo, la mandó a construir Doña María Medina de Montalvo, en cuya estancia se formó la actual población. Al lado de la misma se encuentra el Museo Arqueológico José Saravia, donde se puede apreciar significativo material cultural asociado al Pucara de Hualfín, sitio estratégico fortificado de altura, es el más alto del valle y reconocido por el descubrimiento de las Culturas Condorhuasi, Ciénaga, Aguada y el asentamiento de la Cultura Belén.

Iglesia Hualfin_Carolina Cabrera_09