Construida originariamente sin torre, la entrada o atrio está protegido por el avance de la cubierta y de las paredes laterales. Su techumbre que cobija el acceso, se prolonga hacia el costado derecho formando una galería exterior sostenida por seis columnas de fuste liso y capiteles dóricos.