Estas partidas corresponden a los años 2004 al 2008. La ley que disponía la distribución se derogó. Lo curioso de este reparto es que recién se lo hace 9 años después que se creó el fondo.

La ley 4913, que se puso en vigencia a partir desde el 1997, implementaba un fondo de promoción turística que se conformaba por partidas provinciales y el 30 por ciento de lo que se recaudaba en las distintas ediciones de la Fiesta Nacional e Internacional del Poncho.

El fondo se repartía en un 70 por ciento para la ex Subsecretaría de Turismo y en un 30 por ciento para los 36 municipios de la Provincia. De acuerdo con la norma, el reparto a los municipios tenía como fin "el desarrollo y promoción de la actividad turística de las pertinentes jurisdicciones".

Este fondo se recaudó durante cuatro años (desde el 2004 al 2008), pero nunca se repartió entre la ex Subsecretaría y los municipios. Posteriormente, cuando se derogó la ley 4913 por una nueva ley de Promoción Turística (ley 5267 que fue aprobada en 2008), este fondo pasó al olvido. No obstante, las partidas se encontraban guardadas en una cuenta corriente especial del Banco de la Nación de Catamarca, que se creó en el 2004 y se denominaba "Fondos Coparticipables entre Municipios".

Después de 9 años, el reparto recién se produjo a partir del 20 de septiembre pasado mediante el decreto 1408. En total, el fondo tenía unos 467.683 pesos, que se repartieron en un 70 por ciento para la Secretaría de Turismo y el 30 por ciento restante entre los municipios.

Según versa el instrumento que lleva la firma de la Gobernadora y el ministro de Producción y Desarrollo, Ángel Mercado, "estos fondos nunca fueron distribuidos a los municipios por falta de reglamentación de la Ley 4913".

Al percatarse de la existencia de estas partidas, en un primer momento se decidió que las mismas vuelvan a su lugar de origen teniendo en cuenta que la ley que creaba el fondo ya se había derogado. No obstante, un informe de la Asesoría General de la Gobernación consideró que por esta ley ya había creado un derecho adquirido por parte de los municipios y que lo correcto era repartir el dinero entre las partes correspondientes.

Por tal situación, se solicitó que la Subsecretaría de Asuntos Municipales realice el cálculo para determinar cuánto le corresponde a cada comuna. Una vez determinados los porcentajes se procedió al reparto entre las partes, casi una década después de haberse recaudado el dinero.