La vicuña, cuyo nombre científico es Vicugna vicugna, pertenece a la familia de los camélidos y son parientes de las llamas, alpacas y guanacos. Se diferencian por su tamaño y su pelaje, siendo más pequeñas, de color marrón en el lomo y blanco en el vientre. Llegan a medir en su adultez entre 1,50 y 1,70 cm. de altura y tener un peso de hasta 50 kilos. Suelen tener una cría por parto luego de un periodo de gestación de 11 meses. Son animales herbívoros que se alimentan de pastos y pequeños arbustos y su hábitat se encuentra a una altura mayor de 3.000 msnm por lo que están adaptadas al clima árido y al frío de las alturas. Las principales poblaciones de vicuña se encuentran en las zonas andinas de Catamarca, San Juan, La Rioja, Salta y Jujuy. También se encuentran en Chile, Bolivia, Perú y Ecuador.
En la fría e inhóspita puna, donde la vida es un permanente desafío, las vicuñas fueron un verdadero tesoro para las sociedades andinas ya que de ellas obtenían sustento y abrigo. Los Incas veneraban a estos nobles animales y observaban estrictas reglas de utilización para asegurar su supervivencia: limitando su caza, celebrando rituales y dando ofrendas a sus Dioses.
En tiempos incaicos, la obtención de carne y fibra de vicuña se hacía a través de los “Chakus”, palabra quechua que significa: “captura de vicuña” que consistían en rodear amplias zonas mediante un “cordón humano” para arrear a las vicuñas hacia corrales de piedra donde se capturaban, realizaban un conteo y seleccionaban los aptos para el consumo y la esquila. El Chaku, es un legado de los antiguos pobladores de éstas tierras, transmitido de generación en generación que consiste en pedir permiso y agradecer a la madre tierra, la Pachamama y con la ayuda comunitaria proceder al arreo de las vicuñas en sagrado silencio, formando entre ellos un gran corral, ayudados con sogas con hilos de colores llamados chimpas o chimpeadas, hasta que las vicuñas llegan a los corrales para posteriormente ser esquiladas de forma manual para luego ser liberadas. Fuera de ello la caza estaba prohibida.

Inspirados en aquellos chakus hoy se desarrolla en la Reserva de la Biosfera de Laguna Blanca un Programa de Manejo de la Vicuña, que proporciona fibra “legal” para la elaboración de hilados y prendas.
Este ritual se realiza anualmente, durante los meses de octubre y noviembre, según lo determine la Secretaría de Medioambiente.
Las vicuñas son un recurso muy preciado y necesario, cuya lana se caracteriza por su delicada textura y su magnífico color, las artesanas catamarqueñas elaboran en sus rústicos telares delicadísimos tejidos, que van desde ponchos, chales, corbatines, mantas, hasta otras prendas que son codiciadas por los turistas que llegan a nuestra provincia. Las prendas también son exhibidas en distintas ferias y eventos principalmente en la Fiesta Nacional e Internacional del Poncho, cruzando fronteras para transmitir al mundo saberes milenarios que generan orgullo por su excelencia y dedicación.
Gastronomía regional, artesanías, música, canto, baile coronan cada jornada de trabajo y la alegría de un pueblo que contagia a los turistas y visitantes que llegan a compartir esta tradicional fiesta puneña. Revivir la milenaria tradición del “Chaku” es sentir la emoción de acariciar una vicuña, apreciar la suavidad de su vellón y comprender a través de la convivencia con los lugareños, cómo es la vida y el sentir de las comunidades puneñas.

Valore la nobleza de las prendas artesanales, descubra su inconfundible textura, abríguese entre los pliegues de un delicado poncho de vicuña y sienta la puna en toda su inconmensurable grandeza.

Reserva de la Biosfera Laguna Blanca
Se ubica al norte del departamento Belén y al este de Antofagasta de la Sierra, representando, en sus 770.000 has., los ecosistemas Puna y Altos Andes.
Entre las actividades que se pueden realizar en la Reserva se destaca:
• Visita al Museo Integral de Laguna Blanca.
• Visita a los sitios arqueológicos Carachi Tambo y Pircas Negras.
• Avistaje de vicuñas en libertad.
• Avistaje de aves acuáticas de altura.
• Observación de flora puneña.