San Fernando del Valle de Catamarca es la ciudad capital de la provincia de Catamarca y la más importante demográficamente hablando de toda la provincia.
Catamarca de la voz quechua: “fortaleza en la montaña/ladera”, aludiendo al emplazamiento geográfico de la ciudad, cuenta con una superficie de 399 km2 y una población de 160.058 habitantes según el Censo de 2010.
Se trata de un importante centro turístico-comercial, con una activa vida cultural, que se desarrolla en su casa de estudios, la Universidad Nacional de Catamarca, instituciones y museos.
Su clima es de características árido de sierras y bolsones, en donde las lluvias son pocas con un promedio de 458 mm y están concentradas en los meses más calurosos. Los veranos son secos y cálidos y los inviernos templados. La temperatura media anual es de 21 °C con un máximo promedio de 34 °C en verano y una mínima promedio de 4 °C en invierno. Las temperaturas en la alta montaña pueden descender a -30 °C.
Rutas de Acceso
Debido a su accesibilidad, la ciudad funciona como el punto de partida para el recorrido de los importantes atractivos naturales del interior provincial. Se encuentra próxima a villas veraniegas asentadas en las sierras de los alrededores, esto en conjunto ha permitido el crecimiento de la planta turística y de los servicios.
• Ruta Nacional Nº 38: desde la provincia de Tucumán y La Rioja.
• Ruta Nacional Nº 60 y Ruta provincial Nº 33: desde la provincia de Córdoba.
• Ruta Provincial N° 4: desde la localidad de El Rodeo, Ambato.
• Ruta Provincial N° 1: desde la localidad de Las Pirquitas, Fray Mamerto Esquiú.
Los principales atractivos de la ciudad se ven vinculados a la impronta cultural y natural que en muchos casos describen paisajes o momentos históricos-religiosos. Además, la ciudad es el polo comercial más grande de la provincia, posee un gran número de museos, restaurantes, y la realización de eventos deportivos, artísticos y culturales.
Sitios para Visitar
Plaza 25 de mayo
Es el principal paseo público de la ciudad, ubicada en el centro de ésta, es considerado uno de los máximos exponentes en su género, por la sucesión de desniveles que caracteriza su diseño. Aún conserva un retoño del pino de San Lorenzo, además de varias fuentes y esculturas. Su diseño estuvo a cargo del arquitecto y paisajista Carlos Thais. En el centro se encuentra la estatua del Gral. José de San Martín colocada en 1.915.
Catedral Basílica Nuestra Señora del Valle
Desde el hallazgo de la venerada Imagen de Nuestra Señora del Valle, que tuvo lugar entre 1.618 y 1.620, fueron varios los templos construidos en su honor. El primero fue en el actual San Isidro (cabecera del Departamento Valle Viejo) al que conocemos como La Ermita de la Virgen.
La construcción del edificio actual se inicia en 1.859 por el arquitecto italiano Luis Caravatti y se terminó de construir en 1.869. Este templo es uno de los más importantes en su tipo que hay en el país, fue declarado Monumento Histórico Nacional el 5 de abril del año 1.941. La fachada, con su imponente atrio que avanza hacia la vereda (ahora reemplazada, al igual que la calzada, por el Paseo de la Fe, construido en 1.995 por la Municipalidad de la Capital, en adhesión a los 300 años del traslado de la sagrada imagen hasta su actual templo). La fachada está flanqueada por dos torres: la Torre del Campanario y la Torre del Reloj. El templo tiene una gran nave principal y dos laterales y cuenta con varias capillas intercomunicadas (tres en el costado sud y cuatro en el norte). El Camarín de La Virgen construido en 1.916, es uno de los lugares del templo de mayor atracción para los peregrinos por su cercanía a la Sagrada Imagen.
Gruta de la Virgen del Valle
Ubicada entre las lomadas de Choya, es el lugar donde, según los testimonios y la tradición, fue encontrada la Imagen de la Virgen María, entre 1.618 y 1.620. Este templete fue inaugurado el 26 de abril de 1.941, día en que se iniciaron las fiestas conmemorativas del cincuentenario de la Coronación. Conforme lo muestra el grabado, es un templete que cubre la gruta propiamente dicha, donde se levanta un sencillo altar de piedra a cuyo costado tiene una pequeña sacristía, todo resguardado con una reja de hierro de arriba hacia abajo, con una puerta del mismo metal, que permite la entrada cuando hay oficios sagrados o está presente el encargado de aquel lugar. Complementa la obra un amplio lugar abierto con piso de lajas y barandas para las reuniones de los fieles al aire libre durante las celebraciones litúrgicas.
Museo de la Virgen del Valle
Ubicado en la calle República al 449, en el edificio del ex Obispado de la ciudad. El espacio resguarda la historia de la fe mariana de nuestra provincia. El edificio histórico cuenta con 650 m2 de superficie y se encuentra lleno de simbolismos. Uno de los más destacados, se encuentra en la entrada del lugar. “Plegaria” es la escultura de Bruno Ceballos Porta que simboliza el Espíritu Santo. Se trata de un espiral ascendente de 7 metros de largo y está compuesta por acero inoxidable. La obra está recubierta por 30 mil “ex votos” de fieles y en el centro posee una significativa luminaria de 4 mil watts de potencia que lanza un haz de luz que se puede observar desde cualquier parte de la ciudad. Con dicha particularidad, Ceballos Porta quiso reflejar la “Luz de la Virgen María”, que protege a su pueblo. En el nuevo espacio se exhiben la historia, los misterios y la misión de la Virgen del Valle a partir de los contenidos que por muchísimos años se fueron conformando como el patrimonio de la Virgen y de la Iglesia alrededor de ella. Los contenidos están conformados por joyas, mantos, mobiliario, piezas artísticas y valiosos documentos y bibliografía de carácter histórico que fueron delineados la museología y la museografía a presentar. El espacio museístico viene a dar cumplimiento a una recomendación del Papa Juan Pablo II. En diversos documentos, el Santo Padre había insistido en la necesidad y urgencia de realizar el inventario y catalogación del patrimonio histórico de la iglesia, como herramienta para difundir y explicar el mensaje cristiano.
Museo de la Ciudad “Luis Caravatti”
Inaugurado en octubre de 2.013, es un centro cultural que actúa como aglutinador de las actividades culturales, artísticas e históricas de la Provincia de Catamarca. Su principal objetivo es ser una herramienta eficaz para difundir y comprender la vida social de la ciudad a través de su excelente colección. En su planta baja exhibe el Patrimonio Histórico como Museo de la Ciudad. En la planta alta, el Museo de Arte Contemporáneo presenta el mundo de las artes plásticas de la actual Catamarca, alojando también parte de la Pinacoteca Municipal. El edificio fue diseñado en 1.875 por el arquitecto Luis Caravatti y no se pretendió reconstruirlo, sino rescatarlo y refuncionalizarlo. Con una superficie de exhibición cercana a los 450 metros cuadrados sobre un total de casi 700 metros cuadrados cubiertos, esta edificación es una obra única en el concierto urbanístico, generadora de un polo de actividad y dinamismo cultural para la ciudad. Habiendo sido respetados los criterios arquitectónicos y materiales preexistentes de lo que fuera el edificio original, esto es, su ultimo uso como Registro Civil y corazón de la vida social catamarqueña, el nuevo diseño cuenta con una ampliación y pone a la vista un impecable criterio de protección patrimonial más un riguroso estudio de la relación de la flamante obra con el medio.
Casa de la Cultura
La antigua residencia del general Octaviano Navarro, dos veces gobernador de la provincia, ha sido recuperada en su valor patrimonial, arquitectónico e histórico por el Gobierno de la Provincia.
Esta casona, obra del arquitecto italiano Luis Caravatti, ubicada estratégicamente frente a la plaza 25 de mayo, fue construida durante la primera gobernación de Navarro (1.856-1.859). Ha sido testigo y protagonista del devenir histórico, político, social y hasta comercial de San Fernando del Valle.
Hoy la Casa de la Cultura no es solo un museo para reconocer el pasado, sino también un centro dinámico para vivir el presente e imaginar y forjar el futuro cultural de Catamarca.
La tecnología, puesta al servicio de la interpretación del patrimonio y aplicada a partir de un importante trabajo de investigación multidisciplinario, ha permitido que la casa se convierta en un espacio donde confluyen vanguardia y tradición.
Paseo General Navarro “La Alameda”
Histórico paseo de la Ciudad que antiguamente tenía en el centro un gran estanque o lago artificial que oficiaba de reserva de las aguas provenientes del Río El Tala.
El 3 de febrero de 1.859 se inauguró el templete destinado a la banda de música construido por el arquitecto Luis Caravatti, durante el primer gobierno de Octaviano Navarro. Hoy en el kiosco donde tocaba la banda de música, reposa una gran corona, réplica exacta, a gran escala, en hierro forjado, de la de oro con la que se coronó a Nuestra Señora del Valle, como Limpia y Pura Concepción del Valle. La réplica de la corona fue colocada allí en el centenario de la Coronación.
Hoy se encuentra en un proceso de mejoras que han abarcado a todos los sectores y se ha tratado de recuperar el formato original de este paseo público con una fuente en el centro de dicho lugar, y se ha traslado a la Corona de la Virgen del Valle hacia otro sector de La Alameda orientada hacia la calle Camilo Melet; también merece de ser destacado el rescate que se ha realizado de diferentes especies arbóreas del lugar como así también el reemplazo de luminarias antiguas por el nuevo sistema led.
Seminario Diocesano
La construcción fue impulsada por el Vicario Segura, quien contrató al arquitecto Luis Caravatti para su diseño y ejecución. El seminario conciliar es la última obra de Caravatti, encargada en 1.880 e iniciada en 1.882. Guillermo, su hermano, concluye la planta baja, la fachada, la escalera mayor de madera y la capilla. Arquitectónicamente es una obra atípica y significativa, muy austera casi despojada de ornamentación. Caravatti organiza la volumetría exterior con un cuerpo central de doble altura y en los extremos ubica la capilla y el refectorio que ambos coinciden con las dobles torres campanarios. Las cubiertas de las torres están revestidas con azulejos de pas de calais, usados por Caravatti en la mayoría de sus obras.

Templo de San Francisco
Este templo es el tercero que se levanta en el lugar. La piedra fundamental fue colocada en el año 1.882, finalizando su construcción en el año 1.895. El autor del proyecto fue el filósofo y arquitecto fray Luís Giorgio. Para la construcción de la Iglesia, Giorgio plantea un gran volumen sin torres y con un amplio espacio libre al frente, logrando una perspectiva única desde la calle Esquiú, que tiene como telón de fondo, hacia el oeste, las cumbres del cerro Ambato.
Su fachada al igual que el campanario presenta un depurado estilo barroco, su Altar Mayor es de mármol, construido en Buenos Aires en 1.916. La puerta de entrada muestra una gran riqueza resaltando figuras antropomorfas con rasgos indígenas. Además, se destaca la Virgen de Nuestra Pura y Limpia Concepción, figura traída por los franciscanos en el siglo XVI. En la plazoleta exterior se puede observar la estatua de Fray Mamerto Esquiú, fraile filósofo y político de origen catamarqueño, célebre Orador de la Constitución Nacional, del año 1.853. Fue declarado Monumento Histórico Nacional en el año 1.941.
Mercado Artesanal
Ubicado sobre Av. Virgen del Valle y Mota Botello, es una gran sala donde se exhiben productos variados de la artesanía catamarqueña que pueden ser adquiridos allí mismo: alfombras de excelente calidad por su diseño, pullos, tapices, ponchos y prendas de vestir son algunas de las muestras de la habilidad y calidad centenaria de nuestra artesanía textil. También abundan las creaciones en piedra, cerámica y madera que reproducen los modelos heredados de nuestra cultura Aguada.
Fábrica de Alfombras “El arte de Pintar con Hilos”
Lugar en el que se entretejen sueños y colores. Desde 1.954, la Fábrica Artesanal de Alfombras rescata un antiquísimo patrimonio textil y cultural, que se transmite de generación en generación. Aquí, se tejen alfombras y tapices que han trascendido las fronteras, compitiendo a nivel internacional con la calidad de las alfombras persas. Una visita al taller de alfombras permite al visitante curioso apreciar el delicado trabajo que allí se realiza, que consiste en ir anudando y recortando el hilo de lana de oveja sobre una urdimbre de hilo de algodón.
Casa de la Puna
Desde su propia arquitectura construida a base de adobe, pero con exquisitos toques de modernidad, la casa se constituye en un bello espacio cultural, en el cual podemos vivir y sentir la experiencia de la artesanía textil. La Casa de la Puna nos transporta a la puna catamarqueña sin salir de la ciudad. Es aquí donde se desarrolla el Programa Textil Artesanal, mediante el cual, las manos expertas de artesanos despliegan todo su talento y magia para crear piezas textiles con calidad de exportación.
Dique El Jumeal
Es un pequeño espejo de agua ubicado al pie de la Sierra Colorada en los faldeos del Ambato. Este embalse se alimenta del Río El Tala, y fue construido como reserva en 1.942. Su nombre proviene de “jume”, planta parecida al junco, característica de la zona. Se ubica a 4 km. al NO del centro de la ciudad. Es ideal para hacer caminatas o andar en bicicletas. Durante el paseo se aprecia la flora autóctona, en la que predominan los lapachos y jacarandas floridos en primavera, y en la montaña los cactus. El camino a El Jumeal transcurre por una altura superior a 700 m.s.n.m. Los paradores que miran hacia la ciudad o hacia la cascada que alimenta al dique, constituyen verdaderos balcones para el disfrute del paisaje montañoso y verde, de los edificios sobresalientes y del progreso de la ciudad con sus nuevos barrios.
Museo Adán Quiroga
Creado en el año 1.943 constituye el reservorio arqueológico más importante de la Provincia de Catamarca. Su propulsor y creador fue el Padre Fray Salvador Narváez, quien forjó casi la totalidad de sus colecciones. Ese patrimonio inicial, luego se fue acrecentando con piezas provenientes de los trabajos de campo realizados en Belén, Santa María, Ambato y Tinogasta.
El museo funciona en un edificio neo colonial, construido durante la presidencia de Ramón S. Castillo. Constituyó el centro cultural más importante de la ciudad en ese momento. Comprendía el Salón de Arqueología, galerías y sala de conferencias. Durante la década del ‘50, se realiza la primera ampliación del edificio, dotándolo de las galerías superiores. Años después se agregan los espacios para la biblioteca Sarmiento, dos salas de exposición y un depósito. Este complejo fue llamado “Complejo Cultural Esquiú” y era administrado por la Orden Franciscana.
En el año 1.975, a través de un convenio firmado entre la Orden Religiosa y la Municipalidad, se delega a la Municipalidad de la Ciudad a través de la Secretaria de Cultura, la administración cultural del mismo, siendo responsable de la preservación de las colecciones, la provisión de recursos humanos capacitados y las necesidades para el funcionamiento.
La colección que atesora esta sala es considerada una de las más interesantes y hermosas del mundo, tanto desde el punto de vista estético como artístico; su mayor interés reside en piezas de “Cultura de la Aguada” y “Cultura Cóndor Huasi”, aunque se exhibe importante material arqueológico de todo el territorio catamarqueño. Desde los trabajos de piedra de las primeras culturas que poblaron estos valles y montañas, hace más de 10.000 años, hasta aquellos que fueron contemporáneos de la Conquista Española.
Pueblo Perdido de la Quebrada
El sitio arqueológico representa un testimonio de inmenso valor de lo que fue la cultura de “La Aguada” en su fase inicial. Se trata de un conjunto de más de 40 recintos levantados con piedra y techos de torta de barro o ramas entretejidas, agrupados alrededor de un espacio común o plaza. El entorno natural del sitio se destaca por la presencia de grandes cardones, que, en algunos casos, alcanzan los 10 metros de altura y varios siglos de antigüedad.
El Centro de Interpretación es la antesala, la puerta para subir a conocer lo que quedó de una civilización que dominó las tierras de La Quebrada hace más de 1.500 años. En diciembre de 2.009, se inauguró y marcó uno de los momentos más importantes en la recuperación de las ruinas que dejaron los primitivos habitantes de una civilización con enormes riquezas culturales, arquitectónicas y particularmente, artísticas.
Museo de Bellas Artes
El Museo “Laureano Brizuela” ubicado en San Martín 316, actualmente está organizado con cuatro Salas de exposición (Sala Laureano Brizuela, Sala Varela Lezana y dos salas chicas), una biblioteca llamada “Hernando Dalla Lasta”, un patio interno y otro externo y el área de reserva (resguardo de obras). Cuenta además con una importante pinacoteca, integrada por más de trescientas setenta obras, entre óleos, grabados, dibujos, aguafuertes, aguatintas, pasteles, xilografías, serigrafías, acuarelas y esculturas.
Museo Histórico de la Provincia
En esta casona del siglo XIX, que perteneció al hijo del gobernador José Cubas, funciona la Sala de los Gobernadores. En ésta se exhiben objetos personales de varios gobernadores y otras piezas relacionadas con la vida política catamarqueña.