El tramo de la Ruta Nacional 40, en nuestra Provincia, tiene una extensión de 311 km. pavimentada en su totalidad. Está delineado sobre el antiguo Capac Ñam o Camino del Inca, este tramo va desde el límite de la Provincia de La Rioja hasta el límite de la Provincia de Tucumán, lo que permite a todos los viajeros disfrutar en este tramo de sus paisajes, su gastronomía, su gente y alojarse en los irresistibles Departamentos de Belén y Santa María. Las localidades que comprenden esta ruta son: Londres, la ciudad de Belén, La Puerta de San José, La Ciénaga, El Eje, Los Nacimientos, cabe destacar las hermosas localidades que rodean la ruta 40, como son Pozo de Piedra, San Fernando, Villa Vil, Corral Quemado, Puerta de Corral Quemado y Hualfín. Donde debemos destacar la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario que data de 1.770 y fue declarada Monumento Histórico Nacional.
Recorrerla nos invita a atravesar los umbrales del tiempo, descubriendo la fuerte impronta ancestral de la cultura norteña, al tiempo que colores, aromas, sonidos, texturas y sabores juegan con nuestros sentidos.
La ruta ofrece sorpresas paso a paso: maravillosos paisajes, una rica cultura y experiencias únicas.
El departamento Belén, conocido como la “Cuna del Poncho”, está conformado por pintorescas localidades, como Londres, Pozo de Piedra, Hualfín, Villa Vil, Laguna Blanca, entre muchas otras, propone penetrar en su naturaleza, termalismo, arqueología, artesanías, etc.
Admirar capillas históricas, sitios arqueológicos como el Shinkal, mercados artesanales, una interesante arquitectura colonial, bodegas, cultivos tradicionales y la rica vivencia de su gente, en un marco de imponente belleza natural.
El departamento Santa María, integra los valles. La fuerte impronta de las culturas prehispánicas se materializa en sitios arqueológicos, museos, mercados artesanales, fiestas populares (Inti Raymi) y productos regionales como especias, tejidos en telar, alfarería, cestería, etc. Su rica gastronomía regional, excelentes vinos y deliciosos quesos de cabra constituyen una propuesta ideal para disfrutar al máximo la experiencia de incursionar en el sentir y la tradición de su gente.
Complementan el itinerario la posibilidad de participar en actividades rurales o realizar actividades aventura en donde la naturaleza es la gran protagonista.

Del trazado de la ruta 40 se desprenden dos tramos opcionales:

-Paisajes de la Puna
Desde el paraje denominado El Eje, donde el camino se bifurca, se accede a la RP 43 que nos conducirá a través de imponentes paisajes al disfrute de conocer y apreciar la cultura de los pueblos puneños.

Paisajes de la Cordillera
Desde ruta 40, a la altura de la localidad de Cerro Negro, se accede a la RP Nº 60 que conduce, a través de un rústico paisaje, hacia una secuencia de pintorescos pueblitos en los que el tiempo parece haberse detenido en la añoranza del adobe y las costumbres ancestrales.
Aquí nacen los vinos de altura catamarqueños, cuyo sabor, aroma y color se definen al abrigo del sol, los cerros, la arena y el agua cristalina.
Entre cultura e historia, el camino transcurre paisajes insospechados, este viaje es inevitable recorrerlo con los sentidos, estar alerta a los colores, los aromas, los sabores, que se descubren y perciben en cada rincón del camino.

Transitando la RN Nº 40 hacia el norte otro mudo testigo del pasado es Pozo de Verde de Hualfín; más al norte aún se encuentra Loma Rica del Shiquimil, resto de un poblado del periodo tardío agro-alfarero con murallas defensivas y estructura bien conservadas; sobre la margen izquierda del Río Santa María, se encuentra Fuerte Quemado en el Valle de Yokavil, la historia de este sitio es bastante larga y va desde la Cultura San José hasta el momento de la expansión incaica.
Otro pintoresco departamento rodeado de cerros situado sobre la Ruta 40, es Santa María donde se destaca su producción de artesanías, tejedurías, especias, condimentos, alfarería, confituras, bodegas, queserías, yacimientos arqueológicos que permiten adentrarse en las raíces primigenias de los diversos grupos aborígenes que habitaran los valles en la antigüedad, constituyen el mayor atractivo de Santa María invitando a descubrir el pasado en el Cerro Pintado de Las Mojarras, declarado Monumento Histórico Nacional en 1994 el Fuerte Quemado, Loma Rica y Quebrada de Jujuil. En este valle es interesante visitar la Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, el Centro Cultural "Yokavil" y "Museo Eric Boman".

Los aromas y colores, penetran y recorren los sentidos, por medio de la producción de pimientos, ajíes, comino, viñedos, anís, nogales.
Manos laboriosas, hilan, tejen y tiñen, siembran y cosechan, afinan una guitarra o golpean una caja, revolean un pañuelo y elevan al cosmos por medio de la voz o de la letra, todo una historia de tradición ancestral.
Catamarca y su gente lo espera. Déjese cautivar por las múltiples facetas de una provincia llena de sorpresas para descubrir.