Catedral Basílica Nuestra Señora del Valle

La Catedral

El templo actual es el tercero levantado en ese lugar. El primero se inauguró en 1695; el otro construido entre 1734 y 1744. Por otra parte, hay quienes afirman que es el quinto templo de la Virgen teniendo en cuenta los dos anteriores de Valle Viejo.

El Interior de Catedral

En su interior predominan los estilos corintio y toscano, con columnas rectangulares que sostienen los arcos y bóvedas desde el techo. Es una planta de cruz latina de 2300 metros cuadrados. Con una nave principal y dos laterales, con varias capillas cada una con un altar o vitral.
Al transponer el pórtico de acceso nos encontramos en el nártex. A la izquierda se encuentra un dibujo de la Virgen Morena iluminado por detrás. Con una placa en bronce. Desde allí se accede al lateral derecho de la nave principal. Del otro lado hay un cuadro de San León XIII el papa bajo cuyo mandato se construyó el templo. A la nave central se accede por tres pórticos con hermosos vitrales.

El Camarín

Historia

El 5 de mayo de 1.916, al conmemorarse las bodas de plata de la coronación de la imagen de la Virgen del Valle, el obispo monseñor Bernabé Piedrabuena inauguró la obra construida por el arquitecto Isaac Lecuona.
El artístico nicho de plata en el que se situó la imagen lo donó la Condesa y Marquesa Pontificia Adelia Harilaos de Olmos.
Adelia fue la encargada de conformar una comisión de señoras y la organización de una importante peregrinación a Catamarca, de la que participaron muchas señoras de la sociedad porteña y que fue presidida por el Nuncio Apostólico. Los peregrinos partieron en ferrocarril desde Buenos Aires hacia Catamarca, el 11 de mayo y llegaron cuatro días más tarde.
Adelia Harilaos de Olmos, y Teodolinda Lezica Alvear de Uriburu, entregaron al Obispo catamarqueño el Álbum de Oro (que se encuentra en el Museo de la Virgen) en el que habían firmado muchas personalidades porteñas adhiriéndose a tan importante acontecimiento. Una vez puesto el estandarte de la Peregrinación y el álbum de Oro en manos de Monseñor Piedrabuena, la presidenta de la Comisión de Homenaje le hizo también entrega de una importante suma de dinero como ofrenda de los católicos porteños.