La gruta es una abertura natural en las lomadas del Cerro Ambato. Lugar donde, según los testimonios y la tradición, fue encontrada la Imagen de la Virgen María, entre 1.618 y 1.620.

Ya en el predio, se accede por escaleras desde el costado izquierdo o por una rampa del lado derecho.

Está cubierta por un templete construido por Oreste Anzolini en 1941. Tiene un altar de piedra realizado en 1956 por el picapedrero Mazzuco de la localidad El Rodeo. A la derecha está la sacristía. Sobre la terraza semicircular se ofician misas.

Conforme lo muestra el grabado, es un templete que cubre la gruta propiamente dicha, donde se levanta un sencillo altar de piedra a cuyo costado tiene una pequeña sacristía, todo resguardado con una reja de hierro de arriba hacia abajo, con una puerta del mismo metal, que permite la entrada cuando hay oficios sagrados o está presente el encargado de aquel lugar. Complementa la obra un amplio lugar abierto con piso de lajas y barandas para las reuniones de los fieles al aire libre durante las celebraciones litúrgicas.