Foto: @chetoba @emablom #TRAVELMEDIA

La Ciudad de Tinogasta y su entorno son una zona turística por excelencia: poseen fuertes atractivos turísticos, sus antiguos edificios, sus paisajes de elevadas montañas y zonas prácticamente vírgenes, los mismos accesos al oasis que es Tinogasta se deben realizar por montañas que ofrecen hermosos panoramas y miradores. Abundan yacimientos arqueológicos como el de la antigua ciudad de Watungasta o Batungasta ubicada unos 32 km al noroeste a la vera del rió la Troya. Tinogasta lo tiene todo, en el aire, en tierra firme, en el agua e incluso bajo tierra. Parapente, pesca, rapel, sandboard, senderismo, turismo minero, canotaje, volcanes, aladeltismo. En esta localidad de Catamarca, la naturaleza y la aventura son las grandes protagonistas. Tinogasta se ubica al sudoeste de la capital catamarqueña y reúne en sus alrededores las características necesarias para todo tipo de actividades deportivas relacionadas con la naturaleza.

Atractivos Turísticos

En Tinogasta existen dos museos arqueológicos: el Museo Arqueológico Dr. Rafael Alanís y el Museo Arqueológico Municipal Tullio Robaudi en ambos se encuentran diversos relictos, en especial cerámicas precolombinas de las culturas Condorhuasi, Belén, La Ciénaga, Santa María.

Complejo Termal La Aguadita:

Este complejo está ubicado a 15 Km. al norte de la ciudad de Tinogasta, a 1.450 m.s.n.m desde donde se puede admirar todo el Bolsón de Tinogasta. Ofrece a sus visitantes diversos servicios, entre ellos cuatro piletas de aguas termales a 18ºC aproximadamente. Estas termas fueron utilizadas desde tiempos inmemoriales por las diversas culturas aborígenes de Tinogasta hasta que se convirtió en el lugar de descanso del último cacique tinogasteño Don Miguel Chanampa. Lugar de excelencia para ser disfrutado en vacaciones de verano ya que cuenta con Cabañas, quinchos, sanitarios, duchas, asadores, cantina. Desde el complejo puede disfrutarse una hermosa vista de la Sierra del Abaucán, donde se divisa el “Gigante Dormido”.

Ruta del Adobe:

Bellos poblados, con casonas, estancias, capillas e iglesias, componen un circuito de 55 kilómetros entre Tinogasta y Fiambalá a lo largo de la Ruta Nacional Nº 60. Dóciles y sabias manos supieron combinar la madera y el adobe –mezcla de paja, barro y estiércol – en construcciones bellas y duraderas.

El recorrido se inicia en Cerro Negro, a partir de donde se pueden ver desde la ruta pequeños pueblitos o caserios con sus iglesias y casas, totalmente realizados en Adobe. En la Localidad de Copacabana se puede visitar la antigua estación del FFCC Belgrano.

En la Localidad de La Puntilla se encuentra el Complejo Turístico Finca “LA SALA”; “LA SALA” es una distinguida Casona Histórica data del año 1850, donde podrás disfrutar de una Posada de Campo, un Restaurante, un Almacén de Artesanías y Regionales, compartiendo paisajes, aromas, sabores, artesanías, historia y cultura.
La Casona, es de estilo neoclásico construida con adobe que invita a hacer un alto en el camino para degustar los vinos que descansan en nuestras cavas, donde se conjugan los sabores con la amistad, la naturaleza con la cultura y los aromas con el color.

Finca La Sala_Bodega Saleme_Tinogasta_Carolina Cabrera_16

En la Ciudad de Tinogasta se encuentra Casa Grande, una destacada construcción de adobe, ubicada a dos cuadras de la actual plaza principal de Tinogasta, que cuenta con posada/hotel boutique.

Casagrande_Tinogasta_Carolina Cabrera_02

Por la Ruta Nacional 60 se arriba a El Puesto, donde se puede visitar el Oratorio de los Orquera, pequeña capilla familiar, que data del año 1.747. Aquí se encuentran las imágenes de Nuestra Señora del Rosario, de Cristo crucificado y un cuadro de la Virgen María amamantando al niño, que fueron traídas desde Chuquisaca, Perú. Edificado con vigas de algarrobo curvado y una torre campanario en forma circular construida con barro de una plasticidad y arquitectura única en la región.

Oratorio de los Orquera_Carolina Cabrera_02

Anillaco, lugar donde estuvo en el año 1.536 Diego de Almagro, se encuentra La Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, construida en 1.712, la iglesia más antigua en territorio catamarqueño, fue restaurada, para preservar el retablo, que es el original y declarada Monumento Histórico Provincial en 1.992; El Mayorazgo de Anillaco, terminado entre los años 1.712 y 1.714; Se trata de una edificación de estilo andaluz, dispuesta en forma de “U” y prolongada en un gran patio cerrado con entrada para carruajes.

Capilla Ntra Sra del Rosario_Carolina Cabrera_03

En el paraje de La Falda se halla la Iglesia de Andacollo, a 17 km. de la ciudad de Tinogasta. El edificio es de estilo Neoclásico, y su fecha de construcción se sitúa en la primera mitad del siglo XIX. Fue restaurada entre los años 2001 y 2004.

Iglesia de Andacollo_Carolina Cabrera_04

Deja que Catamarca te cambie color