La provincia ofrece todo tipo de contrastes, la asombrosa geografía de Catamarca aparece repentinamente y deslumbra mientras se transitan rutas, ofrece alternativas para ser disfrutada, las quebradas y cuestas permiten descubrir bellezas panorámicas inigualables, por el norte y oeste está cubierta de montañas y quebradas estrechas, que se ensanchan en amplios valles o surgen al borde de los picos de la Cordillera de los Andes.

Hacia el sudeste se levantan las sierras pampeanas que en su sector oriental muestran un paisaje de intenso verdor, esta es la región del este catamarqueño, sus recónditos lugares guardan cautelosos ríos de aguas cristalinas, durante su recorrido permiten descansar y disfrutar de la plenitud y la inmensidad de sus paisajes, sentir que la suntuosidad de esta tierra atrae, la virtud de sus pobladores conquista.

Allí se levantan jugosas quebradas entre las que se destacan las de La Cébila, Los Ángeles y el Tala. Sus montañas, El Totoral, del Portezuelo, del Clavillo, La Chilca y Capillitas, descansan cubiertas por la inmensidad del cielo azul.

Andalgalá enmarcado por los Cordones de Aconquija y Minas Capillitas ofrece sierras y cuestas para visitar localidades con microclima, además en la misma se encuentran yacimientos mineros de rodocrosita, piedra semipreciosa llamada también Rosa del Inca. La Cuesta de la Chilca en la RP N°48 es el pasaporte para conocer la exuberante Aconquija al pie del nevado homónimo que en su ladera oriental se halla la Laguna del Tesoro.