El 15 de septiembre de 1633, Gerónimo Luis de Cabrera, fundó un asentamiento en los faldeos occidentales del Ambato. Corrían los tiempos de conquista y con este gesto, los aldeanos buscaban mayor protección para la ciudad trashumante. Allí en el Valle de los Palcipas, hoy villa de Pomán; el Gobernador del Tucumán podría apoyarse y ser auxiliado más fácilmente desde La Rioja o el Valle de Catamarca. Ese día, el Fundador llegó con una numerosa comisión, encabezando la misma venían con sus compañías de soldados el capitán Baltazar de Ávila Barrionuevo y el capitán Francisco Nieva y Castilla. También llegaba, trayendo el Cristo, el Licenciado Gaspar Medina, y el Padre Gerónimo Pereyra lo hacía con la imagen de nuestra Señora de la Concepción. Ante una formación de guerra se plantó el Árbol de Justicia, por orden del Gobernador del Tucumán, e invocando en nombre del Rey se fundó la ciudad, tomando como patrones a los santos San Juan Bautista y San Blas. Luego de elegirse sus autoridades, se bautizó con el nombre de San Juan Bautista de la Rivera de Londres de Pomán. Esta localización de la entonces capital provincial, tampoco prospero, una vez trasladada, allí se creó una estancia “San Sebastián” por el capitán francisco de Nieva y Castilla, más tarde esta santo se constituiría como patrono de Pomán, en 1.692. La subdivisión de estancia dio inicio a la conformación de la villa.
Las primeras tribus que habitaron este territorio fueron: Los Pomanes, los Colpeños, los Palcipas o Paccipas, los Mutquines, los Sijanes, los Sahuiles o Saujiles.
Aspectos generales
Cabecera departamental: Saujil
Distancia desde la ciudad capital: 159 km
Altitud: 1.919 m.s.n.m.
Límites:
Al norte con Andalgalá
Al noroeste con Belén
Al oeste con Tinogasta
Al sudoeste con la provincia de La Rioja
Al sudeste con Capayán
Al nordeste con Ambato.
Coordenadas: W. 28.1833 S. 66.2333
Superficie: 4.589 km2
Población: 10.744 habitantes según Censo año 2010.
Etimología: Pomán proviene de An, que significa alto; Poma que significa Puma que en voz kakana significa Alto de los Pumas.
Clima: El clima es cálido, árido de sierras y bolsones, las temperaturas se pueden diferenciar dos Zonas con características distintas. Los distritos de la falda, Joyango, Rincón, Mutquín y Colana, cuya altura varía entre 900 y 1.600 m.s.n.m, tiene temperaturas más bajas que los distritos de la zona, entre 400 y 500 m.s.n.m. En la villa de Pomán se da una situación intermedia, dándose generalmente inviernos benignos con temperaturas agradables.
Rutas de Acceso:
Ruta Nacional Nº 38, RN 60 y Ruta Prov. N° 46: desde San Fernando del Valle de Catamarca.
Ruta Provincial Nº46: Desde el Departamento Andalgalá.

Atractivos turísticos:
Excursión a las Juntas de los ríos: En el paraje El Durazno a más de 2.000 m.s.n.m., Los Saltos, bellas cascadas sobre el río Pomán que caen sobre remansos con abundante trucha.
Festival de San Sebastián: En la villa de Pomán, el 15 de septiembre de cada año convoca a festejar el aniversario de la fundación.
Balneario Municipal: Situado entre cerros próximos a la Junta de los Ríos, trae el agua fresca y cristalina de las cumbres del Ambato. El río es un gran atractivo en el cual se puede realizar travesías visitando “El Tobogán” y “Los Saltos” que son paisajes estupendos con la caída del régimen del río.
Cerro El Calvario: Se encuentra la Virgen de Fátima, desde allí se obtiene una amplia panorámica del pueblo.
Parque Los Leones: El lugar invita a disfrutar agradables tardes, rodeado de Eucaliptus, posee juegos para niños y un mirador desde donde se puede apreciar hacia el oeste las plantaciones olivícolas.
Complejo Deportivo Municipal: El río es un gran atractivo en el cual se pueden realizar travesías visitando “El Tobogán” y “Los Saltos” que son paisajes estupendos con la caída del régimen del río.
Mutquin: Es un pueblo distante a 180 km. de la capital de Catamarca. El recorrido a este destino incluye la quebrada de la Cébila totalmente asfaltada, llanos de los hermosos paisajes y una serpenteante cuestecilla que lo llevan a un paraíso terrenal. El verde de sus nogales y el aroma que baja de los cerros, conjugado con el andar tranquilo y la amabilidad de su gente, harán más placentera su estadía.
Saujil: Ubicado sobre una extensa llanura que se extiende desde el cerro El Manchao hasta el Salar de Pipanaco. Pertenecen a Saujil las localidades de El Potrero y los puestos del Campo del Salar. Su vía de acceso es la Ruta Provincial Nº46, encontrándose a 176 km. de distancia de la ciudad capital de la provincia. Como centro geográfico, comercial, político y social, cuenta con todos los servicios necesarios para sus habitantes y visitantes, Saujil ofrece lugares como: Templo de Nuestra Señora de la Candelaria, Plaza Juan C. Bianchi, Balneario y camping Municipal Pedro Enrique Carrizo, Calvario, Hipódromo, Tinglado Deportivo Parroquial, entre otros.
La Quebrada de La Cebila: Nos deleita con su vista panorámica y vertientes donde el paisaje cambia al llegar a su cumbre, desapareciendo el verde y asomando los tonos amarillos y rojizos similares a los de un desierto.
Rincón: Rodeado por el Cerro El Manchao, Rincón con sus abundantes plantaciones de nogales. Deslumbran a quienes lo visitan, entre sus atractivos resalta el templo Nuestra Señora de La Merced, el cual soportó el violento terremoto que asoló a la región en 1898, situado frente a la frondosa plaza del pueblo.
Rosario de Colana: Entre campos de nogales y alamedas, y bajo la mirada protectora de la Sierra de Ambato, florece el pequeño pueblo de Rosario de Colana. Pintoresco y acogedor, y asentado en un terreno caracterizado por sus desniveles, la Iglesia Nuestra Señora del Rosario, con su singular estilo alpino, y la Iglesia de San Isidro el Labrador, patrono de los agricultores, en el trazado urbano, ofrece desde las calles que bajan fascinantes vistas panorámicas del Salar de Pipanaco.
La Fiesta Provincial de la Batea: El Bolsón del Pipanaco en el paraje Tucumanao distante a 36 km de la localidad de Saujil. Desde el año 2001 se realiza este evento, con fines netamente solidarios para las escuelas que reciben donaciones y los pobladores que se movilizan con comidas típicas para la venta a los cientos de turistas que llegan de los departamentos Belén, Andalgalá, Pomán y del norte de la Provincia de La Rioja.
El mismo tiene la particularidad de realizarse en una zona inhóspita ya que no existen caminos que conecten con la zona urbana; solo se transita por huellas muy profundas y a campo traviesa del cual se recorre bosques de algarrobo, salinas, inmensidad de jarillas y jume que hacen del trayecto un paisaje maravilloso.