La iglesia Santa Bárbara es de alto valor histórico y cultural. Por eso en 1998 se la declaró Monumento Histórico Provincial.
La planta original se compone de una nave rectangular única, con una pequeña sacristía comunicada por un arco de medio punto. Este lugar separa el presbiterio por un desnivel con escalón de madera. Todas las aberturas tienen el abocinamiento típico de la arquitectura colonial. Dinteles de madera dura y rejas con barrotes de madera de sección cuadrada que se ensamblan en los marcos de la diagonal.
capiilla santa barbara (10)
Por otra parte, el retablo es de estilo neoclásico. Posee tres hornacinas flanqueadas por columnatas con molduras.
El coro está en un entrepiso. Construido con tablones de algarrobo sostenido por vigas de quebracho. Posee una barandilla también de madera. Se accede desde el exterior por una escalera de piedra y baldosines.

Construida en el siglo XVIII por Salustiano Ahumada y Juana Chamorro. La Capilla del Rosario es un pintoresco templo. En sus campañas puede leerse “Santa Bárbara 1793”. Aquí, según la tradición, encargó un tedeum el General Manuel Belgrano al hacerse cargo del Ejército del Norte. Fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1941.

Fue un templo privado y luego donado por los descendientes de la pareja al obispado de Catamarca en el siglo XX, con el único pedido de que se conservaran los familiares sepultados allí.

Ubicación: está dentro de un predio que se ingresa desde la intersección de la ruta 41 y 1.

El templo se construyó en 1845, esa fecha es la que figura en las dos campanas que aún conserva. Posee una arquitectura colonial.
Las festividades duran varios días. Antiguamente, el sábado había kermeses, juegos de destreza a caballo. En definitiva, una fiesta popular con la participación local y quienes llegaban de los poblados vecinos. Como la celebración duraba hasta tarde los devotos se quedaban del sábado para el domingo, esperando la procesión. Entonces dormían, los que no tenían lugar en la casa de los vecinos bajo las galerías laterales. Al borde de la galería de la nave central, se fijaban en fila los palenques, donde se amarraban los caballos. En ese lugar los fieles, compartían el alimento, rondas de mates, canto, payada, luego dormían a la espera del día festivo.
El domingo a la mañana se oficiaba la misa principal. Por la tarde se llevaba a cabo la procesión que llevaba en andas a San Antonio de Padua. Al finalizar, se realizaba otro servicio religioso poniendo término a las Fiestas Patronales.
Con el correr del tiempo el templo quedo chico para albergar a toda la concurrencia. Entonces se cerraron las galerías, creando dos naves laterales.
La imagen de San Antonio, patrono de los franciscanos, llegó desde Tarija, Bolivia. El padre Victoriano Tolosa nombro al Santo protector del pueblo. Los restos del sacerdote descansan en el templo. Además de esa antigua imagen podemos ver una de Nuestra Señora del Carmen, tallada en madera y bendecida por el Papa Pio IX.
Ubicación: Frente a la plaza San Antonio

Producción: Los Cabrera

Este oratorio perteneció a la familia Acuña, en ese tiempo se lo denominaba Oratorio de los Polcos.
La familia se forma en 1772, en Catamarca con el casamiento entre Francisco de Acuña Coello y Torrado y María de la Trinidad de Vera y Aragón
Entre los bienes de don Francisco de Acuña, declarados en distintas cláusulas testamentarias, además de la propiedad de numerosos esclavos, pueden citarse “las casas frente a la plaza al lado de la Capellanía”, la Chacra y el Oratorio de Polco, una estancia llamada “La estanzuela” y otra denominada “San José de Sancas”. También fue don Francisco titular por herencia de una “capellanía” y un “vínculo” en los Reinos de España.

oratorio del niño jesus_01

Construida a fines del Siglo XVII, declarada Monumento Histórico Provincial en 1996. Realizada en la época colonial, con techo de tejas a dos aguas, paredes de adobe con un altar de madera, conserva en su interior cuatro hermosas pinturas de la escuela Cuzqueña.

Los orígenes de este templo se remontan al pequeño oratorio Nuestra Señora de los Dolores, reemplazado más tarde por una capilla construida por el presbítero José Joaquín de Acuña. El 31 de agosto de 1847, se inauguró ese templo.
Fue el puntapié de la villa, en torno a ella se construyó la plaza, se trazaron calles. En un comienzo la población rindió culto a San Ramon Nonato, ya que en su día se inauguró la capilla. Mas tarde Acuña creo la Cofradía de Nuestra Señora de las Mercedes, difundiendo su devoción entre la feligresía.
El templo es típicamente colonial, con paredes gruesas de ladrillo, piedra y adobe, Fray Mamerto Esquiu predicó en ese templo. Después del sismo de 2004 estuvo cerrada por 7 años.

Podemos decir que la iglesia de San Isidro es una versión reducida de la Catedral Basílica; con su elegante torre, su cúpula chata y su sencilla fachada, revestida de azulejos o cerámicas Pas de Caláis traídos desde Europa, con motivos geométricos florales.
Todos los volúmenes curvos de la Iglesia están revestidos de azulejos, lo que es habitual en esta época y en las obras de Caravatti en particular. En los laterales encontramos contrafuertes, también llamado estribos. Estos funcionan como refuerzo del muro. La torre campanario es la de la derecha.
Y Sobre el pórtico de acceso descansa, sobre falsas columnas, un frontón triangular que deja espacio a una abertura en arco de medio punto con un vitral.
En su interior, es de una nave central y una lateral izquierda. Con bóveda de cañón corrido y arcos de medio punto que descansan sobre falsas columnas. A la derecha impresiona un cuadro con la imagen de Nuestra Señora del Carmen.
No hay datos de su antigüedad, lo que si se puede comprobar que la imagen es de origen galo ya que la inscripción del pie la menciona como “Virge du Mont Carmel”, este es el verdadero nombre de esta devoción mariana. Deriva de Karmel o Al-Karem y que podría traducirse por jardín. Al pasar a España se le cambia el nombre por del Carmen.
Posee una bóveda de crucero poco habitual en los templos del interior provincial. Hay otra pintura con la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe realizada por las Hermanas Dominicas en 1992. Ellas pertenecen al Monasterio de Clausura Inmaculada del Valle en El Jumeal, en el departamento capital.
El altar es de mármol blanco, con un crucifijo realizado con la técnica de decoupage sobre madera. No hay datos sobre su origen y antigüedad. Impresiona la cantidad de manchas rojas que tiene la figura. Una forma que tuvo el autor para indicar el sufrimiento de cristo.
Este altar es moderno y sustituyo hace algunas décadas, al se quemó, juntamente con la histórica imagen de San Isidro. Actualmente la reemplaza una talla en madera de tamaño casi natural del Santo Labrador.

Iglesia San Isidro Labrador - San Isidro_19
El retablo es sencillo tiene una urna con la imagen de Nuestra Señora del Valle la custodian dos ángeles de dimensiones desproporcionadas respecto al conjunto. Detrás de él, un Cristo Crucificado, una imagen cuzqueña del siglo XVII. También está la imagen de Nuestra Señora del Rosario. Esta, al igual que el santo es actual.
La nave lateral es angosta y comunica a través de un pórtico con los jardines. Posee el honor de haber sido el lugar donde el General Felipe Varela recibió su bautismo. Así lo cuenta una placa en el frontis:
“El 9 de junio de1822 en la Capilla de San Isidro puse óleo y crisma a Juan Felipe, de esta feligresía de edad de un año, hijo legítimo de Xavier Varela y María Isabel Rubiano, lo bautizó de socorro el Maestro dn. Jacobo Acuña. Padrinos dn. Valentín Castro y doña Juana Acuña. Y lo firmo para que conste. Doctor Joaquin Acuña”
Este templo se terminó de construir en el año 1890. Fue declarada Monumento Histórico Provincial en el año 1996.

El 7 de abril de 1887 se dona el terreno para lo que sería la Capilla San Roque. La escritura indica que el donante fue Cesaria de la Vega. No hay registros, pero se supone que ella también entregó la imagen del santo. El vicario José Facundo Segura fue quien hizo las gestiones ante la diócesis de Salta para lograr la autorización de la capilla pública. Recordemos que Catamarca es diócesis a partir de 1910.
Desde entonces comienza la devoción por el protector de las mascotas en el barrio La Chacharita. La historia también señala que a fines de ese año (1887) con la ayuda de todos los vecinos comenzó su construcción.
Recién en 1957 adquiere el grado de parroquia, a cuidado de la Orden Capuchina. A los santuarios los hace la feligresía, por eso en 1982 viendo la gran cantidad de fieles que año a año se acercaban al templo, el obispo Alfonso Torres Farías, lo eleva a Santuario.
La construcción fue proyectada por el arquitecto italiano Luis Caravati. Es el tercero en importancia de los templos construidos por el arquitecto milanés. Es modesto y de menores dimensiones que los demás.
Se compone de una amplia nave central y separadas por arcos de medio punto y pilastras, dos naves laterales pequeñas.
Ubicación: Av. Eulalia A de Vildoza y Padre Lucio Quiroga, frente a la plaza La Chacarita

Producción: Los Cabrera