Está ubicado en San Martin 954. La construcción del Seminario fue impulsada por el Vicario Segura, quien contrató en 1880 al arquitecto Luis Caravati para su diseño y ejecución. En su visión de futuro él entendió que Catamarca pronto sería diócesis, producto de tener el Santuario de la Virgen del Valle, por lo que era necesario contar con un lugar de formación de sacerdotes.

El Seminario Conciliar es la última obra de Caravati, iniciada en 1882. Guillermo, su hermano, concluye la planta baja, la fachada, la escalera mayor de madera y la capilla. Está se inauguró, en 1885. Arquitectónicamente es una obra atípica y significativa, muy austera y casi despojada de ornamentación.

La fachada posee pilastras toscanas, que sostiene un balcón corrido en el primer piso. Caravati organiza la volumetría exterior, retirada de la línea municipal, con un cuerpo central de doble altura y en los extremos ubica la capilla y el refectorio que ambos coinciden con las dobles torres campanario. Los chapiteles de esas cuatro torres están revestidos con azulejos de Pas de Calais, usados por Caravati en la mayoría de sus obras. Tienen una altura de 26 metros.

cripta seminario

En sus orígenes estuvo administrado por los Misioneros de la Inmaculada Concepción. En ese momento se llamaba Colegio Conciliar. Los Padres Lourdistas estuvieron hasta 1922. Diez años después llegó la Congregación del Verbo Divino. Ellos dieron nacimiento al Seminario Mayor Regional del Norte. En 1962 pasa al Clero Diocesano transformándolo en Seminario Menor.

El edificio posee una cripta, usada en un principio como bodega del edificio para mantener los alimentos frescos. La orientación no es caprichosa ya que es atravesado por los vientos que prevalecen en la región, los del Noreste. Hacia allí están puestos los tragaluces con salida por el sector opuesto. Generando una corriente de aire que mantiene seco y fresco al lugar.
Producción: Los Cabrera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *