Está ubicada en República 167. Frente al Palacio Legislativo Provincial. La piedra fundamental de esta iglesia se coloca en el año 1909, durante el gobierno del Dr. Emilio Molina. Es la única iglesia de estilo neogótico existente en la ciudad de Catamarca.
La historia de la devoción del Inmaculado Corazón se inicia en el siglo XVII, como consecuencia del movimiento espiritual que procedía de San Juan Eudes. Más adelante, en diciembre del año 1925 la Virgen Santísima se le apareció a Lucía Martos, vidente de Fátima, y le prometió asistir a la hora de la muerte, con las gracias necesarias para la salvación, a todos aquellos que, en los primeros sábados de cinco meses consecutivos, se confesasen, recibieran la Sagrada Comunión, rezasen una tercera parte del Rosario, con la intención de darle reparación.
Fue creada por la Congregación Claretiana que en 2019 se la traslado al Clero Diocesano.
Su interior es sencillo. Paredes blancas con las falsas columnas pintadas de amarillo. La altura llama la atención. Sus elementos esenciales son el arco apuntado y la bóveda de crucería, compuesta por arcos que se cruzan diagonalmente, llamados nervios, con una clave central.
El presbiterio posee una hornacina con la imagen del Santísimo Corazón de María. Es la original del templo, de principios del siglo XX.


En las paredes laterales, sobre peanas se encuentra distribuidas imágenes. Vemos así, comenzando por las de la izquierda el Sagrado Corazón de Jesús. San Antonio María Claret, el fundador de la Órden. Nuestra Señora del Valle, San Judas Tadeo y San José con el Niño. Del otro lado, cerca de la puerta de acceso, en una capilla esta la imagen del Niño Jesús de Praga y, mas adelante, Nuestra Señora del Rosario

Producción: Los Cabrera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *