Podemos decir que la iglesia de San Isidro es una versión reducida de la Catedral Basílica; con su elegante torre, su cúpula chata y su sencilla fachada, revestida de azulejos o cerámicas Pas de Caláis traídos desde Europa, con motivos geométricos florales.
Todos los volúmenes curvos de la Iglesia están revestidos de azulejos, lo que es habitual en esta época y en las obras de Caravatti en particular. En los laterales encontramos contrafuertes, también llamado estribos. Estos funcionan como refuerzo del muro. La torre campanario es la de la derecha.
Y Sobre el pórtico de acceso descansa, sobre falsas columnas, un frontón triangular que deja espacio a una abertura en arco de medio punto con un vitral.
En su interior, es de una nave central y una lateral izquierda. Con bóveda de cañón corrido y arcos de medio punto que descansan sobre falsas columnas. A la derecha impresiona un cuadro con la imagen de Nuestra Señora del Carmen.
No hay datos de su antigüedad, lo que si se puede comprobar que la imagen es de origen galo ya que la inscripción del pie la menciona como “Virge du Mont Carmel”, este es el verdadero nombre de esta devoción mariana. Deriva de Karmel o Al-Karem y que podría traducirse por jardín. Al pasar a España se le cambia el nombre por del Carmen.
Posee una bóveda de crucero poco habitual en los templos del interior provincial. Hay otra pintura con la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe realizada por las Hermanas Dominicas en 1992. Ellas pertenecen al Monasterio de Clausura Inmaculada del Valle en El Jumeal, en el departamento capital.
El altar es de mármol blanco, con un crucifijo realizado con la técnica de decoupage sobre madera. No hay datos sobre su origen y antigüedad. Impresiona la cantidad de manchas rojas que tiene la figura. Una forma que tuvo el autor para indicar el sufrimiento de cristo.
Este altar es moderno y sustituyo hace algunas décadas, al se quemó, juntamente con la histórica imagen de San Isidro. Actualmente la reemplaza una talla en madera de tamaño casi natural del Santo Labrador.

Iglesia San Isidro Labrador - San Isidro_19
El retablo es sencillo tiene una urna con la imagen de Nuestra Señora del Valle la custodian dos ángeles de dimensiones desproporcionadas respecto al conjunto. Detrás de él, un Cristo Crucificado, una imagen cuzqueña del siglo XVII. También está la imagen de Nuestra Señora del Rosario. Esta, al igual que el santo es actual.
La nave lateral es angosta y comunica a través de un pórtico con los jardines. Posee el honor de haber sido el lugar donde el General Felipe Varela recibió su bautismo. Así lo cuenta una placa en el frontis:
“El 9 de junio de1822 en la Capilla de San Isidro puse óleo y crisma a Juan Felipe, de esta feligresía de edad de un año, hijo legítimo de Xavier Varela y María Isabel Rubiano, lo bautizó de socorro el Maestro dn. Jacobo Acuña. Padrinos dn. Valentín Castro y doña Juana Acuña. Y lo firmo para que conste. Doctor Joaquin Acuña”
Este templo se terminó de construir en el año 1890. Fue declarada Monumento Histórico Provincial en el año 1996.
Producción: Los Cabrera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *