El templo data de 1944. El año se observa en la cruz que ese encuentra sobre el pórtico. Sin embargo la imagen de la patrona es del siglo XIX y tiene como procedencia el vecino país de Chile. La trajo a este barrio desde allí la familia Quintana Bayon.

022-pampa blanda-ns del transito baja(5)A la Virgen se le cambia la capa con frecuencia. Son los promesantes que se las llevan como ofrenda. Las colección puede observarse en la sacristía a la derecha del presbiterio.

El edificio de un estilo neoclásico colonial posee solo una torre campanario. Su única campana se realizó en Tucumán. Cuentan los vecinos que tardaron 8 días en traerla en carreta.

La fiesta de Nuestra Señora del Tránsito paraliza al pueblo. Los 15 de agosto llegan al lugar cantidad de fiambalenses residentes en la ciudad santacruceña de Caleta Olivia. Y esto se puede observar en los exvotos que se encuentran el las paredes del templo. En esa provincia existe la comunidad de residentes catamarqueños mas grande del país. Junto a San Pedro son las fiestas de mayor concurrencia en la ciudad.
El edificio es de una sola planta. El altar mayor tiene tres hornacinas. La central con la Ascensión de la Virgen María, las otras para el Sagrado Corazón de Jesús y San Antonio de Padua.

022-pampa blanda-ns del transito baja(3)

La imagen de la patrona, es muy pequeña y no es la original. En una procesión se cayó y se rompió parte de su rostro. Un artista local la reconstruyó. Al hacerlo omitió colocar un lunar en la mejilla derecha. La señora Rosa Bayon nos relata que, antes de la caída, ella iba todos los días a rezarle a la imagen. Y había momentos en el que no se le se le veía el lunar. “Todo es obra de Dios” asegura ya que esos dias, algo malo sucedía en el pueblo. “Alguien enfermaba o en el peor de los moría”.

Hay un milagro certificado por los médicos, es el de Arturo Rodríguez, un periodista de Fiambalá. Rodriguez chocó con su moto y los galenos, luego de varios días de tratamiento, acordaron que la única forma de poder salvarlo era con la amputación de sus miembros inferiores. Inmediatamente pusieron fecha para la operación. Su familia al enterarse de tremenda noticia,  visitó el templo todos los días para pedirle a la Virgen que salvara sus piernas. El día de la operación los médicos se encontraron con la inexplicable sorpresa de una franca mejoría. Desestimaron pues, la amputación.
Producción: Los Cabrera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *