Misachicos, peregrinajes y una cabalgata que congrega a una multitud de gauchos. Una experiencia cultural única junto a un pueblo de profunda religiosidad.

La Virgen del Valle, Patrona de Catamarca y del Turismo Nacional, es la protagonista en esta provincia del Norte de la Argentina de multitudinarios y sentidos actos de Fe. Cada año, tras la finalización de las celebraciones por las Pascuas, las calles de San Fernando del Valle de Catamarca se conmueven con la llegada de los gauchos de la Virgen. De la “Cabalgata en Honor a Nuestra Madre del Valle”, uno de los acontecimientos más singulares de la región, participan más de 14.000 jinetes que llegan desde toda la provincia e, incluso, de provincias cercanas. Jinetes que cabalgan durante más de una semana para rendir tributo a la Virgen del Valle y compartir la Misa Gaucha.

La devoción del pueblo catamarqueño por su Patrona se hace presente también cada 8 de diciembre en diversas actividades religiosas y culturales que se suceden en los alrededores de la ciudad capital.

Para orar, agradecer, venerar y/o simplemente conocer la historia de la Fe catamarqueña, pueden visitarse: la Gruta de la Virgen del Valle (templo construido para proteger la Gruta original en la que fue encontrada la imagen de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora del Valle); la Ermita (del mismo nombre), como se conoce al Santuario donde comenzó a venerarse a la también llamada “Virgen Morena”; la Catedral Basílica y el Camarín de la Virgen del Valle.