El próximo martes 31 de octubre y hasta el jueves 2 de noviembre Catamarca será parte del Gran Premio Argentino Histórico 2017, competencia que llegara a nuestra provincia con un recorrido único.

De esta manera nuestra provincia será elegida una vez más por los grandes y convocantes eventos como fue lo del Campeonato de Veteranos de este fin de semana, o bien el Rally Argentino, o el Dakar que confirmó su presencia el próximo mes de enero por décimo año consecutivo.

El Gran Premio Argentino Histórico, en su edición número quince, tendrá un recorrido diferenciado en nuestra provincia, ingresando el martes 31 de octubre desde las 10 de la mañana por San Antonio de La Paz, para visitar luego Icaño, Ancasti, Anquincila, La Cuesta del Portezuelo y llegar a nuestra San Fernando del Valle de Catamarca a partir de las 15 horas finalizando su recorrido en La Alameda, frente al Urbano Girardi, donde en una acción conjunta entre la Secretaria de Turismo de Catamarca y la Municipalidad de San Fernando del Valle de Catamarca serán recibidos.

Así la carrera, tendrá presencia en nuestra Capital provincial por el término de tres días, ya que el miércoles 1 de noviembre será el día de descanso y recién estarán partiendo a la provincia de La Rioja el jueves 2 de noviembre.

Ser el día de descanso le da así a nuestra provincia un plus que significará alojamiento por dos noches y comidas para más de 700 personas que conforman la caravana con la presencia de pilotos, navegantes, concurrentes, mecánicos, autoridades y prensa especializada. Además el movimiento económico que significará para repuesteros y mecánicos ya que la mayoría de los participantes utilizan el día de descanso para poner a nuevo sus vehículos para encarar la segunda parte de la carrera que finalizara tres días después en Arecifes, provincia de Buenos Aires.

Esta competencia se realiza por el sistema de regularidad pura, se disputará entre los días 28 de octubre y 4 de noviembre, recorriendo aproximadamente 3.600 kilómetros a través de 9 provincias argentinas.

Participarán, 140 vehículos cuyas marcas y modelos hayan formado parte de los Grandes Premios, organizados por el Automovil Club Argentino, en los años: 1957 a 1975 , de la categoría Turismo, y las clásicas cupecitas de Turismo de Carretera de los años 30, en adelante, divididos en 9 categorías.

El Gran Premio Argentino Histórico se encuentra además inscripto en el calendario oficial de la FIA – Federación Internacional del Automóvil, dentro de la categoría “International Competitión”, y otorga puntos por el Campeonato Argentino GPA y para el Campeonato CODASUR.

CARRERA SOLIDARIA:

Esta prueba, además de la faz deportiva, ya que otorga puntos para el Campeonato Argentino de la especialidad de la Comisión Deportiva Automovilística del Automóvil Club Argentino, tiene un fin solidario que se concreta a través de Caritas Argentina con sus delegaciones del interior del país. Al arribo de cada etapa, cada participante debe entregar obligatoriamente (establecido en el Reglamento de la competencia), cinco kilos de alimentos no perecederos, para poder clasificar, recaudando aproximadamente 1.500 kilos en cada final de etapa, y totalizando al final de la prueba casi 10 toneladas de alimentos que son repartidos en las localidades más necesitadas de cada cabecera. Asimismo el Automovil Club Argentino, todos los años, dona a Caritas Argentina, una cantidad similar a la recibida durante la competencia.

PARTICIPANTES E INFRAESTRUCTURA ORGANIZATIVA:

El Gran Premio moviliza alrededor de 700 personas que incluyen, los pilotos, navegantes, sus auxilios, familiares, organizadores, fiscalizadores, autoridades deportivas de CODASUR, patrocinadores, etc., lo que hace que en algunos lugares las plazas hoteleras se vean colmadas.

Asimismo acompañan a la caravana 2 unidades de ambulancias de alta complejidad de la Asociación Argentina de Volantes, quienes se encargan de prestar el servicio médico durante los 8 días a todos los participantes, como así mismo 3 camillas del Automóvil Club Argentino y un vehículo de asistencia rápida para socorrer a aquellos automóviles que sufrieran algún percance, acercándolos a la filial del ACA más cercana.

El recorrido será el siguiente:

Día 1 – sábado 28 de octubre: Largada simbólica desde la Sede Central del Automóvil Club Argentino, neutralizado hasta Bragado.

Día 2 –domingo 29 de octubre: 1° Etapa: Bragado – Junín – Villa Cañas – Venado Tuerto – La Carlota – Rio Cuarto –Berrotaran – Villa Gral. Belgrano.

Día 3 – lunes 30 de octubre: 2° Etapa: Villa Gral. Belgrano – Los Reartes – Alta Gracia – Córdoba – Jesús María – Dean Funes – San Antonio – Frías – San Miguel de Tucumán.

Día 4 – martes 31 de octubre: 3º Etapa: San Miguel de Tucumán – Alberdi –Huacra – Los Altos – Lavalle – Frías – San Antonio – Portezuelo – Catamarca.

Día 5 – miércoles 1º de noviembre: Descanso en CATAMARCA Ciudad.

Día 6 – jueves 2 de noviembre: 4º Etapa: Catamarca – La Rioja – Patquia – Huaco – Jáchal – Talacasto – San Juan.

Día 7 – viernes 3 de noviembre: 5º Etapa: San Juan – Encon – Lujan – Quines – Villa Dolores – Mina Clavero – Copina – Bosque Alegre – San Clemente – Villa Gral. Belgrano.

Día 8 – sábado 4 de noviembre: 6º Etapa: Villa Gral. Belgrano – Embalse – La Cruz – Berrotaran – Río Cuarto – La Carlota – Venado Tuerto – Hughes – Colón – Pergamino – Arrecifes.

A la llegada, en Arrecifes, se realizará la recepción ofrecida a los participantes y la entrega oficial de premios.

El próximo 26 de octubre se inaugurará en la localidad de Londres, departamento de Belén, provincia de Catamarca, uno de los museos dedicados a los estudios folklóricos más moderno del noroeste argentino, en un esfuerzo conjunto del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, el Consejo Federal de Ciencia y Tecnología (COFECyT), el Gobierno Provincial, el Municipio local y la Fundación Azara.

Este nuevo museo está ubicado en la antigua casona del siglo XIX que fuera donada por la familia de la notable escritora catamarqueña Julia García Mansilla.

Catamarca es un millonario yacimiento de expresiones folklóricas. Lo sabemos porque fueron estudiadas y difundidas desde hace un siglo por un pequeño pero poderoso grupo de personas de la cultura. Entre ellos Adán Quiroga, Juan Alfonso Carrizo y Samuel Lafone Quevedo, Carlos Villafuerte, Luis Franco, Juan Oscar Ponferrada, Antonio Larrouy, Pedro Ignacio Galarza, Manuel Acosta Villafañe, Margarita Palacios y Ramón Rosa Olmos.

En 1846, William John Thoms, el “padre” de la folklorología formuló un diagnóstico que sigue vigente: “ninguno de los que haya hecho su materia de estudio los usos, costumbres, observaciones, supersticiones, cantares, proverbios, etcétera, de los tiempos viejos ha dejado de arribar a dos conclusiones: – la primera, cuánto se ha perdido por completo de lo que es curioso e interesante en estas materias; – la segunda, cuánto puede ser rescatado con un esfuerzo oportuno”. Dicha necesidad de rescate sigue vigente.

Por eso, este museo está dedicado a la defensa, difusión y conservación de las costumbres, creencias, artes y saberes del campo. Es notable y justo contar que buena parte de las colecciones reunidas fueron donadas de modo espontáneo por los vecinos de Londres y de sus alrededores rurales al escuchar los objetivos de esta institución. De ahí el compromiso del museo de conservar esos bienes, de investigarlos, y de educar con ellos a través de una exhibición interpretativa que esté al servicio de la misma sociedad.

Una aclaración es oportuna: lo más importante de este tipo de museos no son los humildes objetos que se presentan, sino los conocimientos populares que los han creado y lo que estas piezas nos permiten contar sobre ellos y sus manos o mentes creadoras.

En este museo no solo hay recuerdos de personas, sino de una sociedad entera que en ellos se puede ver reflejada. Mucho de lo que sus visitantes verán en las salas será lo que rara vez un turista podrá apreciar si viaja apurado: la intimidad de la vida cotidiana y popular de una parte de la Argentina.

Hay muchos museos que conservan tesoros materiales. El tesoro de este museo es la memoria popular.

El museo no será sólo una exhibición de objetos sino una institución viva, dedicada a investigar y difundir la memoria y los conocimientos populares del noroeste argentino. Será además la posta cero de la Ruta del Telar (circuito turístico de la región), funcionará en él un mercado artesanal y un centro de interpretación de las artesanías catamarqueñas. Finalmente el museo contará también con una Serie de Publicaciones, cuyos dos primeros títulos son la reedición de “Folklore Calchaquí” obra célebre de Adán Quiroga y “Folklore de Catamarca” que incluye la información reunida por el museólogo Claudio Bertonatti para la realización del museo.

¿Qué es la Folcklorología?

La folklorología o ciencia del folklore está enmarcada dentro de la antropología cultural. Se vincula con diferentes ciencias especializadas y otras disciplinas antropológicas como la etnografía, disciplina con la cual comparte métodos, técnicas y objetos de estudio. Es la ciencia que estudia las tradiciones y costumbres de un país, región o pueblo. Es decir, nos informa sobre las leyendas, creencias, poesías, vestuario, comidas típicas, baile, música, etc. de una comunidad.

El arqueólogo inglés Williams Thoms, inventor del término folk-lore en 1846, y el finlandés Julius Krohn le dieron peso académico a la disciplina. Para la segunda mitad del siglo XIX, el folklore era considerado una ciencia. Los estudios se basaban en las “sociedades folk”, es decir pequeñas comunidades donde todos sus miembros se conocían unos a otros, donde la creación artística era anónima, los conocimientos se transmitían principalmente en forma oral, y donde la vida diaria seguía siendo regulada por la tradición y formas no industriales de producción.

En la Argentina, Juan Bautista Ambrosetti (antropólogo y naturalista) fue el pionero de los estudios folklóricos. Su primer trabajo sobre folclore fue “Materiales para el estudio del Folclore Misionero” (1893). Otra de sus obras, “Supersticiones y leyendas” constituye un valioso aporte para el conocimiento de la cultura calchaquí.  En 1960 en el Primer Congreso de Folklore, en Buenos Aires, se le confirió el título de “Padre de la Ciencia Folclórica Argentina”. En ese mismo año la UNESCO designó el 22 de agosto de cada año como “Día Mundial del Folklore” como reconocimiento a Williams Thoms.

Textos y Fotos: Fundación Azara

¡En primavera llega Fray Miradas 2! El concurso de fotografía que premia tu visión sobre nuestra naturaleza. Presentá la ficha de inscripción y tus trabajos en la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Fray M. Esquiú (Avenida Vicente Saadi) o vía mail en fraycultura@gmail.com. El jurado estará compuesto por reconocidos fotógrafos de la provincia, especialistas y por el Intendente Guillermo Ferreyra. Consultá las bases y condiciones, y el formulario de inscripción en https://goo.gl/oQ997x

Consultas: FME

Los días 9, 10 y 11 de noviembre de 2017 en Laguna Blanca, reserva de la Biosfera en Villa Vil, Belén, Catamarca se realizara “El #Chaku”, una antigua costumbre de los pueblos originarios precolombinos.

El Chaku es una práctica respetuosa para obtener y proteger un recurso muy preciado y necesario para las culturas andinas.

“La #vicuña”, un camélido silvestre en peligro de extinción, de cuya preciada lana las artesanas catamarqueñas elaboran delicadísimos tejidos (ponchos, chales, corbatines, bufandas, guantes y mantas).

Desde el año 2003 la vicuña se esquila #LagunaBlanca, reserva de la biosfera de manera sustentable: utilizando las técnicas ancestrales de los pueblos originarios; en donde las comunidades locales recuperaron El Chaku, que consiste en el encierro, esquila y posterior liberación de vicuñas salvajes.

En Laguna Blanca, reserva de la biosfera, las vicuñas descienden desde los cerros a beber agua y a pastar. Los pobladores aguardan entonces el momento justo en el que la concentración de animales sea lo más numerosa posible para formar un cordón humano y comenzar el arreo.

Antes del Chaku se realizara un ritual llamado “Corpachada”, a través del cual se pide por un numeroso encierro, una exitosa esquila y un tranquilo regreso a casa. Luego, será el momento del arreo, el que se realiza sosteniendo una soga “chimpeada” (soga con cintas atadas cada un metro) y formando un cordón humano hasta lograr encerrar a las vicuñas en una zona con redes y postes. Al día siguiente, experimentados lugareños tienen la gran tarea de esquilar a los animales con métodos tradicionales para luego liberarlos. Una manera sustentable de obtener y proteger un recurso muy preciado para los pueblos andinos.

Los turistas pueden participar activamente de todo el proceso admirando el trabajo comunitario de los habitantes locales que permitieron aprovechar el valioso recurso del que nos provee la naturaleza.

Organiza: Cooperativa, Cooperativa Mesa Local Laguna Blanca.