La fisonomía de San Fernando permite desarrollar diversas actividades, desde paseos comerciales y visitas culturales hasta actividades como trekking, pesca, mountain bike y cabalgatas. Además conserva diversos circuitos religiosos, históricos y arqueológicos.

La ciudad resguarda edificios con un gran valor histórico que surgieron en el proceso de urbanismo de la ciudad.

Atractivos Turísticos:

Plaza 25 de Mayo_Carolina Cabrera_12 Plaza 25 de Mayo_Carolina Cabrera_27 catedral_Carolina Cabrera_29 Plaza 25 de Mayo_Carolina Cabrera_60 Dique El Jumeal_Carolina Cabrera_11 Dique El Jumeal_Carolina Cabrera_22 El Jumeal trekk_Carolina Cabrera_050 La Alameda_Carolina Cabrera_20 La Alameda_Carolina Cabrera_48

Peatonal_Carolina Cabrera_08

Es uno de los sitios arqueológicos más importantes  del país; está ubicado en la ciudad de Londres, departamento Belén, provincia de Catamrca, a solo 5 km de la plaza de esta pequeña y antigua  ciudad catamarqueña.

Londres es la primera ciudad fundada por los españoles en el actual territorio provincial y la SEGUNDA  ciudad argentina, fundada después de Santiago del estero.

Casas aisladas entre quintas de frutales adornan Londres, conocida como ‘Cuna de la Nuez’, esta villa tiene dos núcleos urbanos: de arriba hacia abajo, cada uno con plaza e iglesia. Su densa historia parte de la población diaguita que albergó en la vecina quebrada de Shincal. Ésta fue una de las primeras áreas exploradas de Argentina por la expedición conquistadora española salida del Cusco.

El Shincal de Quimivil, fue una ciudad administrativa del estado Inca. Declarado Monumento Histórico Nacional, en 1997. Este sitio tuvo una importante actividad dentro del estado, y su jefe fue un curaca, rango de jerarquía entre los gobernantes.

Este Sitio arqueológico es un monumento de piedra que ha custodiado una parte de la historia de nuestros pueblos originarios. Los arqueólogos reconocieron al Shincal como una Guamani (cabecera provincial) del Tawantinsuyo, (Estado Inca) entre los años 1380 d.C. al 1600 d.C. Ocupa una superficie de 23 hectáreas, pobladas por más de cien edificios construidos en piedra y barro.

El sector central, aparentemente, fue destinado a grandes edificios de corte administrativo conocidos como Kallankas (cinco estructuras rectangulares de piedra labrada); Qollqas (recintos circulares usados para almacén); una Aukaipata (plaza pública central); En el centro de la plaza se levanta un escenario de forma piramidal de 16 metros de lado y 2 de alto, llamado ushnu. El Ushnu o plataforma ceremonial, es la más grande conocida hasta ahora, desde el lago Titicacá al sur.

También tiene un cuartel de tropas y dos cerros aterrazados de 12 metros de altura a los que se accede por escalinatas construidas en piedra; el que se sitúa al Este fue un templo solar.

En los barrios periféricos se ubican “kanchas” rectangulares usadas como viviendas. Tramos empedrados del Camino del Inca y un soberbio acueducto de piedra, atraviesan el casco urbano.

Legado inca

Los incas ingresaron al territorio argentino en 1470. Los diaguitas calchaquíes, que vivían en el Noroeste, fueron rápidamente dominados e integrados al sistema inca. El legado son 180 sitios arqueológicos en el país que tienen vestigios de su presencia.

Formaron un poderoso imperio hace cinco siglos, siempre sobre la cordillera de los Andes.

Shincal, como cada pueblo del imperio, estuvo conectada por caminos empedrados que construyeron los incas (QhapacÑan). Por ellos, se pueden ir a otras ciudades o parajes que conformaban el estado inca.

El Shincal es el sitio arqueológico con mayor cantidad de servicios en la actualidad. Recientemente restaurado e inaugurado, cuenta con una cabina de recepción al visitante, un centro de interpretación y depósito visitable, baños y baños para personas con capacidades diferentes, un salón donde comer, senderos y espacios de descanso y un servicio de guías permanente.

Buy Catamarca Argentina_Carolina Cabrera_010 Buy Catamarca Argentina_Carolina Cabrera_013 Buy Catamarca Argentina_Carolina Cabrera_025 Buy Catamarca Argentina_Carolina Cabrera_008

Un paisaje donde el cielo y la tierra se funden…

Fabulosos cataclismos dieron paso a una intensa y prolongada actividad volcánica que modeló el paisaje en una sucesión de cordones montañosos, intercalados por planicies más o menos extensas que hoy conforman los valles fértiles de la Provincia, donde las culturas pasadas y presentes se integraron armoniosamente.

Aun quedan en la provincia vestigios de aquellas épocas remotas: fabulosos conos volcánicos, extensas coladas de lava, campos de roca volcánica y depresiones tectónicas que con el paso del tiempo fueron cubriéndose por extensos mantos de sal, solo irrumpidos por coloridas lagunas, por el aletear de miles de flamencos rosados y por el paso sigiloso de místicas vicuñas, celosos custodios de la Pachamama…

El Salar del Hombre Muerto es uno de los yacimientos más importantes de litio y sales de bórax en general. Rodeado de cordones de cerros constituye un paisaje de origen volcánico que también evidencia procesos erosivos glaciares. Climas extremos, sensaciones sorprendentes, paisajes inexplorados.

El Salar de Antofalla es tan largo como la Provincia de Catamarca, mide 163 Kilómetros y es el 2° más  extenso del mundo. Encerrado entre las sierras de Antofalla y de Calalaste, presenta una infinidad de colores imposibles de describir.

Laguna Antofagasta y Alumbrera, al pie de los volcanes, es un área inestimable por su rica y variada avifauna de más de 25 especies, muchas de ellas endémicas; un sitio óptimo para el avistaje de aves.

Sin embargo, para una ideal observación de flamencos rosados y parinas el mejor destino es Laguna Grande, parte del circuito del Volcán Galán. Esta Laguna alberga tres especies de flamencos rosados o “parina”, con una población que supera los 18.000 ejemplares.

Volcán Galán: El cráter de este volcán es considerado el más grande del mundo. Hasta 1.970 se lo conocía como el cerro galán pero, con la aparición de las fotos satelitales se descubrió que se trataba del  cráter de un volcán, su boca mide 42 km de diámetro. Por sus dimensiones es el mayor del mundo. Sus paredes alcanzan los 5.000 m.s.n.m de altitud y el pico central 5.912 m.s.n.m, mientras que su fondo está a 4.000 m.s.n.m de altura. En el resplandece la Laguna Diamante, que al estar protegida de los vientos por las paredes es refugio de flamencos rosados y patos.

La altura mínima de estos circuitos son los 3.000 metros, y se asciende hasta más de 6.000, por lo que resulta imprescindible manejarse en vehículos apropiados (se puede llegar hasta El Peñón en vehículos comunes, pero luego es preciso contratar excursiones y guías experimentados con camionetas 4×4).

Volcan Antofagasta_Carolina Cabrera_11 Antofalla_Carolina Cabrera_04 Antofalla_Carolina Cabrera_13

En el oeste de la provincia de Catamarca se encuentra una de las regiones de mayor elevación de la Cordillera de los Andes. Unas veinte cumbres superan los 6.000 metros de altura y son un destino irresistible para los andinistas del mundo. Los Seismiles invitan a una aventura que va mucho más allá de lo deportivo. Aquí, el espíritu se embriaga, paso a paso, de la magnífica potencia de un paisaje aguerrido, de cerros desnudos y altas planicies donde el montañista logra, por fin, sentirse ‘en el cielo’.

Una de las regiones favoritas contiene los volcanes Pissis y Ojos del Salado; el Walter Penck y el Incahuasi; el Cerro Tres Cruces, Nacimientos y el San Francisco. Las expediciones parten, en todos los casos, desde la localidad de Fiambalá, la llamada “Puerta de los Seismiles”, donde el viajero puede contar con toda la infraestructura y los servicios necesarios. Iniciada la aventura, algunos grupos utilizan el refugio Las Grutas para la aclimatación antes de los ascensos.

El Ojos del Salado es el volcán más alto del mundo y la segunda cumbre de América después del Aconcagua; a 6.893 m.s.n.m., es de los favoritos de los andinistas por la dificultad de su acceso por el lado argentino. En el límite de Catamarca con la provincia de La Rioja, el Pissis ofrece cinco cumbres para el ascenso: la principal, a 6.882 m.s.n.m. En tanto, el cerro más accesible es el San Francisco con una altura de 6.080 m.s.n.m., cercano a la ruta carretera internacional del paso fronterizo con Chile. Algo similar sucede con el Incahuasi, de 6.638 m.s.n.m.

IMPORTANTE: Los Seismiles se pueden visitar entre los meses de Octubre y abril en compañía de empresas o guías especializadas, es preciso recorrer la zona en camionetas 4×4 que cuenten con el equipamiento necesario, asistencia logística, provisión de oxígeno, alimentación de alta montaña y equipos de rescate. La travesía dura un día completo dependiendo de la cima escogida, los viajeros deberán estar preparado para afrontar vientos intensos y temperaturas cercanas a los -20º C, para caminar por campos de hielo y escalar paredes de distintos grados de dificultad por lo que deben consultar previamente a un medico antes de dirigirse a la región, igual a los que van en familia, por las descompensaciones que podrían llegar a tener.Se recomienda consultar el pronóstico con anticipación a realizar la excursión.

Foto de Portada: Pablo Coria

Seismiles seismiles_volcan pissis_Pablo Coria Seismiles Cerro Inca Huasi Seismiles - Mirador del Pissis expedicion pissis 2006 expedicion pissis 2006 expedicion pissis 2006 Volcan Pissis

La Cuesta del Portezuelo es un magnifico y sinuoso camino de cornisa que asciende por la montaña a través de bellos paisajes y postales, que conduce a los viajeros a obtener vistas panorámicas del Valle central y que por sus mil distintos tonos de verdes, inspiraron la conocida zamba “Paisaje de Catamarca”.

Es un paisaje bien típico de la zona y el camino que históricamente une al este con el valle central, brinda el encuentro con la exuberante naturaleza, que se da en compartir la vista gratificante que regala la cumbre, la brisa pura que alivia el recorrido el avistamiento de majestuosos cóndores que pasan extendiendo sus alas abrazando el cielo en total libertad.

Vista desde La Cumbre-Cuesta del Portezuelo Condor - Mirador Cuesta del Portezuelo Panoramica Cuesta del Portezuelo

Fotos: Carolina Cabrera

Lejos del ruido y el estrés de la vida cotidiana en la ciudad, en un maravilloso lugar donde se conjugan la aventura y la paz, una propuesta para disfrutar del bienestar del agua termal.

Desde una fantástica quebrada ubicada entre cerros multicolores, a solo 12 km de la ciudad de Fiambalá, a los pies de la Cordillera de los Andes y a 1.550 m.s.n.m., surgen aguas termo-minero-medicinales. En las Termas de Fiambalá, ubicadas a 320 km de la capital de la provincia de Catamarca, los viajeros pueden disfrutar de la tranquilidad y la intimidad, lejos del ruido y del ritmo estresante de las grandes ciudades, en una experiencia vinculada al bienestar y la salud, con todos los servicios necesarios para tener una excelente estadía.

Rodeadas de grandes montañas, las Termas de Fiambalá cuentan con aguas clasificadas: Hipertermal, Sulfatada, Silicatada, Alcalina bicarbonatada y Clorurada débilmente. Son altamente sedantes y relajantes del sistema nervioso, limpian los tejidos, desintoxican el organismo y permiten una mejora en la salud de los viajeros. Las aguas emergen a 1.750 m.s.n.m., concentrándose luego en 14 piletas de piedra cordillerana con temperaturas que varían entre los 28° C y 51° C.

Termas de Fiambala - Foto Gustavo Sabez Mico

Foto: Gustavo Sabez Mico

Termas de Fiambalá_Carolina Cabrera_29 Termas de Fiambalá_Carolina Cabrera_32 Termas de Fiambalá_Carolina Cabrera_36