Antes de construirse la Ruta Nacional 38, que actualmente cruza la ciudad de San Fernando del Valle, une al norte con el departamento Paclín y al sur con departamento Capayán, y con las provincias de Noroeste Argentino, la principal vía de comunicación y de transporte era el camino que unía el pueblo de Piedra Blanca con la localidad de Palo Labrado, cruzando las Sierras del Gracián.

casa natal esquiu

Antigua fotografía de la Casa Natal de Fray Mamerto Esquiu  – Fuente: El Esquiú

La casa de la familia Esquiú Medina estaba ubicada en La Callecita, principal arteria del pueblo de San José de Piedra Blanca. Por allí circulaban los carruajes con pasajeros y los que traían y llevaban las mercancías que se comercializaban; por allí pasaban también los ejércitos que frecuentemente invadían la provincia de Catamarca y las tropas catamarqueñas que peleaban por defender la ciudad Capital.

Casa Natal Esquiú

Cama Original de la Familia

Sin duda, don Santiago Esquiú y sus vecinos tuvieron que dar lo poco que tenían en aquellas contribuciones forzosas y hasta sus oídos llegaban las noticias de las matanzas, los fusilamientos y los degüellos, comunes durante la triste etapa de las guerras civiles argentinas.

casa natal fray mamerto esquiuA pocos metros de la casa natal, la calle principal se bifurcaba, por eso ese lugar recibía el nombre de La Horqueta. Hacia la derecha salía el camino que conducía al viejo cementerio, que estaba ubicado al frente de la Capilla del Rosario, y que, cruzando el río, nos llevaba a la ciudad de San Fernando del Valle. Hacia la izquierda estaba el viejo camino al Hospicio, lo que hoy conocemos como el Camino Real, donde se observa las ruinas de El Polvorín, el molino harinero y el trapiche azucarero, donde nació la industria azucarera argentina.

Cubiertas por un templete (que data de 1941), observamos tres habitaciones con muros de adobes, techo a dos aguas de caña y paja, pisos de baldosas de ladrillo y puertas de madera de algarrobo. Su puerta principal denota la gran antigüedad de la casa pues no posee bisagras metálicas y funciona con un sistema pivotante de madera dura, conocido como quicio.

En su interior hay objetos que pertenecieron a la familia Esquiú Medina, como la cama, dos sillones, una rueca y dos tornos para hilar. Por los amplios pasillos del templete que la protege, una serie pictórica ilustra las distintas etapas de la vida de Mamerto de la Ascensión.

El 27 de agosto de 1935, por Ley 12.191, el Congreso de la Nación la declaró Monumento Histórico Nacional.
Producción: Los Cabrera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *