Del complejo arquitectónico fue el primer edificio en terminarse en 1885. En la actualidad se ofician misas para los alumnos de los diferentes niveles que asisten allí. La construcción es de planta única con cañón corrido. Las decoraciones que se observan en las paredes son de la puesta en valor que se realizó en 2013.

El presbiterio es sencillo. Posee un retablo de mármol con un cristo crucificado y dos ángeles a los costados. Llama la impresión a la vista el trabajo realizado por una artista catamarqueña de la universidad local que representa el hallazgo de Nuestra Señora del Valle en la Gruta de Choya. Esa simbología representativa se observa a ambos lados del presbiterio en sendos murales. El de la izquierda representa la veneración de la imagen de la Virgen del Valle en presencia de españoles y nativos. Frente a él está el que simboliza la coronación en presencia del pueblo y las autoridades eclesiásticas. Sobre las paredes se aprecian sobre peanas diferentes imágenes, San José y Santa Ana con la María niña son los que llaman la atención. Dentro de muebles, protegidos por vidrios están las imágenes, de mayor tamaño de, el Sagrado Corazón de Jesús y Nuestra Señora de Lourdes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *