La antigua residencia del general Octaviano Navarro, dos veces gobernador de la provincia, ha sido recuperada en su valor patrimonial, arquitectónico e histórico por el Gobierno de la Provincia para convertirse de ahora en más en la Casa de la Cultura de Catamarca.

Esta casona, obra del arquitecto italiano Luis Caravati, ubicada estratégicamente frente a la plaza 25 de Mayo, fue construida durante la primera gobernación de Navarro (1856-1859). Ha sido testigo y protagonista del devenir histórico, político, social y hasta comercial de San Fernando del Valle.

Hoy la Casa de la Cultura no es solo un museo para reconocer el pasado, sino también un centro  dinámico para vivir el presente e imaginar y forjar el futuro cultural de Catamarca.

La tecnología, puesta al servicio de la interpretación del patrimonio y aplicada a partir de un importante trabajo de investigación multidisciplinario, ha permitido que la Casa se convierta en un espacio donde confluyen vanguardia y tradición.

 

Los espacios de la Casa

Bajo un concepto moderno y participativo, la Casa de la Cultura invita a sumergirse en la cultura local, a escucharla, a sentirla, a vivenciarla.

Sala de recepción. Desde allí se organizan las visitas, guiadas por personal de la casa. En esta sala, una mesa interactiva ofrece contenidos vinculados a distintos aspectos del patrimonio cultural de Catamarca.  También hay un espacio permanente de exposición y venta de discos y libros de autores catamarqueños.

Sala del Patrimonio Arqueológico: El territorio catamarqueño ha sido gravitante en el desarrollo de distintas culturales originarias. Sus vestigios, conocimientos e iconografía siguen estando presentes en estos tiempos. En esta sala se exponen –con muestras renovadas- distintas piezas arqueológicas que son patrimonio de Catamarca con su necesario contexto a través de información visual e interactiva. Un muro cuenta el trabajo que realizan los arqueólogos, estudiando y poniendo en valor esas culturas. Y con una novedosa tecnología se logró recrear una de las tantas cuevas con pinturas rupestres que existen en el este de la provincia.

Sala del Patrimonio Textil. En esta sala, el arte textil es el vehículo de transmisión de una identidad que conecta historias antiguas y recientes. La tradición textil de Catamarca se puede ver plasmada en imágenes con rostros y manos de sus hilanderos y tejedores, se puede sentir al tocar las distintas fibras que se usan para tejeduría y se puede proyectar con los diseños contemporáneos que se valen de sus técnicas y saberes.

Sala del Patrimonio Gastronómico. La antigua cocina de la casa fue reacondicionada para recrear una cocina de época donde, a través de distintos recursos interactivos, se desafía al visitante con una trivia sobre conocimientos de la gastronomía local. Un holograma en tamaño real de una cocinera comparte recetas tradicionales de Catamarca e historias y secretos de la tradición culinaria local.

Sala de microcine: Dotada de una pantalla de alta definición de 72 pulgadas, una de las salas que da al primer patio de la casa funciona como micro-cine y pequeño auditorio.

Salas de exposiciones itinerantes. La planta alta de la casa cuenta con dos espaciosas salas de exposiciones donde, con propuestas que se van renovando, se muestran las manifestaciones más contemporáneas del arte, el diseño y las artesanías.

Primer patio: En el marco del recorrido el primer patio de la Casa conserva un sector con el piso original. En una de las paredes, un panel recuerda al Gral Navarro y su familia, primeros habitantes del lugar.

Segundo patio: Se trata de un patio seco donde se han preservado las bocas de los hornos y desde donde se evoca la labor de los maestros panaderos que, durante el tiempo en que funcionó la confitería La Esmeralda eran los encargados de controlar la cocción. El lugar permite la realización de distintos eventos artísticos, desde muestras a conciertos o espectáculos de carácter íntimo.

Tercer Patio: En este corazón verde de la casa,  se aborda el patrimonio natural de Catamarca, a través de su flora y fauna más representativa. El lugar también está habilitado a múltiples usos vinculados a lo artístico y cultural como presentaciones, encuentros, proyecciones, conciertos, etc.

 

Un poco de historia

Durante su primera gobernación (1856-1859) el general Octaviano Navarro encarga al arquitecto italiano Luis Caravati, que por entonces ya había iniciado la construcción de La Alameda, la realización de su residencia familiar.

La edificación de una casa  de doble planta, fachada simétrica y balcón central hace que la construcción destaque en el perfil urbano de aquella época.

A su valor arquitectónico se fue sumando después todo el valor histórico de un espacio que se convirtió en centro de gravitación de la vida política y social de la Catamarca de la segunda mitad del siglo XIX.

A lo largo del siglo XX la antigua casona fue habitada por otras familias, tanto herederos de Navarro como locatarios, y durante muchos años tuvo uso comercial.

En el imaginario colectivo de muchos aún perdura el recuerdo de la confitería La Esmeralda, que durante 60 años llevó adelante la familia Roselló y cuyas masas han endulzado el paladar de  generaciones y generaciones de catamarqueños.

El rescate de la historia de la casa, a través de las personas que la habitaron y los usos que tuvo a lo largo de los más de 100 años en que fue habitada, atraviesa el recorrido y sale al encuentro del visitante a través de paneles, imágenes y relatos que reconstruyen parte de esa época.

Casa de la Cultura de Catamarca

San Martín 533 – San Fernando del Valle de Catamarca CP 4.700

Web: www.cultura.catamarca.gov.ar

Twitter: @Cultura_Cata

Facebook: Casa de la Cultura Catamarca

Correo Electrónico: casadelaculturadecatamarca@gmail.com

La Casa de la Cultura se encuentra disponible al público de martes a domingo, en horario corrido de 9 a 21 hs.
Museo de la casa de la cultura_Carolina Cabrera_01 Museo de la casa de la cultura_Carolina Cabrera_02 Museo de la casa de la cultura_Carolina Cabrera_03